5 maneras de mantener tu productividad en el día de trabajo

Consejos que te ayudarán a no necesitar tiempo extra para cumplir tu jornada laboral

En México se trabajan 43 horas semanales, es decir, más de 8 horas al día, esto nos convierte en el país con más alto promedio de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Para Steelcase, líder global en investigación de entornos laborales, el tiempo que destinas a estar en tu lugar de trabajo puede ser lo suficientemente productivo, como para no tener que dedicarle horas extra a tu actividades.
“El requerir demasiadas horas para cumplir con tu jornada, tiene que ver con un tema de productividad y engagement. Hay una serie de factores que pueden lograr que aumentes tu desempeño al optimizar el tiempo que pasas en el lugar de trabajo”, explicó Mario Cantón, Director de Customer Experience para Steelcase México.

Con esto en mente y para reducir el tiempo que ocupas diariamente al desempeñar tus tareas, Steelcase comparte 5 tips que pueden servir para mantener tu productividad a tope.

Organiza tus horarios

Muchas veces la falta de productividad empieza con la desorganización. Tener un horario definido, bien organizado te ayudará a realizar tus tareas con claridad y precisión. No es necesario que seas demasiado estricto, pero el solo hecho de hacer una lista y ver los horarios en los que puedes cumplir los pendientes del día, te ampliará el panorama sobre qué tan saturado estás.

Date un break

Una idea muy arraigada en el pensamiento de los trabajadores es que pasar más tiempo frente a la pantalla nos hará más productivos. Esto es totalmente falso, pues mantener al máximo la capacidad cerebral durante un largo periodo de tiempo es extenuante. Lo mejor es que en tu programa del día incluyas recesos de 10 o 15 minutos entre tareas.

Metas cortas darán grandes resultados

Es posible que a veces seas muy ambicioso con tus metas. De acuerdo a la técnica Pomodoro, asignarte tareas cortas, de no más de 25 minutos, hará que las realices con el máximo de concentración. Quizá cumplir al cien por ciento esta técnica sea complicado en un día laboral normal, cuando tienes hábitos muy arraigados, pero sí puedes intentar que tus periodos frente al monitor no sean tan duraderos como hasta ahora. Esto ayudará a aclarar un poco tu mente.

Habla con los demás

Estar aislado de todos no siempre es sinónimo de ser más productivo. Salir a buscar breves espacios de convivencia con tus compañeros puede ayudar a relajarte, recargar energías e incluso sacar un par de ideas o soluciones que pueden ser de mucha utilidad para incrementar tu productividad.

Con buena organización, disciplina y rompiendo algunos malos hábitos, lograrás incrementar tu rendimiento y aprovechar de mejor manera tu tiempo durante tu día laboral.

Deja un comentario