El momento de los microservicios en la banca: el siguiente paso en la evolución digital

Durante más de un año los clientes no pudieron entrar a los bancos y hablar con un representante comercial cara a cara tal como lo hacían antes. Por lo tanto, no sorprende que en ese tiempo hayan sido las Fintech las que hayan experimentado un fuerte crecimiento. De hecho, este tipo de empresas que se centran en capacidades como el intercambio de activos digitales, pagos, ahorros y gestión patrimonial informaron un aumento del 13 % en el número de transacciones y un 11 % en los volúmenes de transacciones durante la pandemia de COVID-19, según una encuesta del Banco Mundial, el Centro de Finanzas Alternativas de la Escuela de Negocios de la Universidad de Cambridge y el Foro Económico Mundial.

Los bancos tradicionales que tuvieron que pasar al autoservicio digital de la noche a la mañana debido a la pandemia también tuvieron que asegurarse de tener un conocimiento adecuado de la rentabilidad de su cartera de clientes para poder adaptarse a los patrones negativos a medida que surgían (por ejemplo, en torno a la gestión de la mora en préstamos). Además de eso, en varios países tuvieron que establecer procesos para el rápido desembolso de los estímulos económicos relacionados con la pandemia.

Por otro lado, a pesar de los signos alentadores de crecimiento en los últimos 18 meses, el mayor desafío de las Fintech es construir su base de clientes. La buena noticia para esta nueva generación de empresas es que los consumidores más jóvenes, de 30 años o menos, buscan soluciones digitales que les brinden una experiencia bancaria más personal. De hecho, según la investigación de actitudes bancarias de la “generación Y” (realizada por Oracle Financial Services) el 56 % pasaría a una solución bancaria ofrecida por empresas como Apple o Google.

Pero no basta con adquirir clientes, sino que se necesita brindarles una gran experiencia, ofrecerles el producto adecuado, el servicio ideal y en el momento correcto. Y cumplir con la promesa. El camino más claro para eso es alejarse de las implementaciones monolíticas de servicios financieros que consumen mucho tiempo y que afirman abarcar todo el conjunto de ofertas de servicios financieros, y pasar a una arquitectura nativa de la nube basada en “microservicios”.

Para ofrecer los nuevos servicios bancarios que los clientes requieren, los bancos tradicionales deben transformar digitalmente sus operaciones bancarias centrales. Para responder a estas necesidades cambiantes, existen servicios en la nube para instituciones financieras para cadena de suministro, gestión de la liquidez y gestión de cuentas virtuales. Dado que cada servicio en la nube se basa en una arquitectura de microservicios adaptable, los bancos pueden “conectar” estratégicamente estos servicios, que incluyen capacidades integradas de inteligencia artificial y aprendizaje automático.

Este enfoque de la tecnología para los servicios financieros podría cambiar drásticamente la forma como los bancos hacen negocios, un esfuerzo no muy pequeño en un sector global fuertemente regulado. Afortunadamente, las regulaciones se han abierto más a la nube, implementando pautas sobre la privacidad y seguridad de los datos y estableciendo reglas sobre el almacenamiento de los datos o dónde queda la información de los ciudadanos.

Además, la experiencia bancaria del cliente está cambiando. Hoy en día es principalmente digital y basada en la nube. Los clientes ven menos cheques en papel (algunos bancos comienzan a permitir que se suban como fotos) y los que se reciben, se depositan. Usan su dispositivo móvil para transferir dinero o para hacer compras. A medida que se reduce o eliminan las fricciones con los clientes, las empresas de servicios financieros que “nacieron en la nube” están mejor posicionadas para ofrecer una experiencia de cliente incomparable, y los bancos tradicionales necesitarán mejorar para competir en el mercado moderno.

No se trata solo de proporcionar seguridad de gestión de datos tradicional y capacidades comerciales. Se trata de ayudar a los bancos a incorporar tecnologías modernas, innovadoras y transformadoras en la estructura misma de sus sistemas bancarios.

Por Guilherme Bujes, Director Senior de Ventas para Sector Financiero en Oracle

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.