En la era digital, el cliente es activo: valora, comenta y comparte en las redes sociales. Busca inmediatez y servicio, más que un producto. Por eso, la publicidad en video debe dar un salto hacia la interactividad para satisfacerlo.

Al cliente de hoy y al que se vislumbra para un futuro cercano no le alcanza con que le den la razón: “el cliente siempre tiene razón” le queda chico al cliente digital que pretende una experiencia de compra Premium en todo sentido, y que espera poder interactuar con el vendedor usando las herramientas y la tecnología que usa en otros aspectos de su vida. Es por esto que un negocio que hoy no tiene presencia en la web, que no tiene un ecommerce (e incluso la opción de mcommerce, compra a través de dispositivos móviles) -o que los tiene pero no presta un buen servicio- va a verificar cómo se agranda la brecha en la pérdida de clientes que son cada día más digitales.

El cliente digital está siempre conectado, rechaza la publicidad y busca la recomendación de otros usuarios, valora la inmediatez en la atención y la entrega, busca un excelente servicio asociado a la compra de un producto para conformar un experiencia de compra Premium y da a conocer su opinión acerca de esta experiencia… sobre todo si es negativa, con las consecuencias que esto acarrea a la marca.

En este contexto, y centrándonos en lo que es la publicidad en video, hay que saber que a un cliente que rechaza la publicidad y valora todo lo antes mencionado, hay que ofrecerle contenido y servicio en el video. Recurrir a plataformas online que permiten adaptar videos tradicionales o crear nuevos videos interactivos de cero es una opción para entregarle al cliente lo que busca y no justamente aquello que, se sabe, rechaza.

Cinemad.tv, que permite agregar interacciones de social media, ecommerce y marketing a cualquier video, mejorando así su efectividad y transformando un video común en un comercial interactivo, inteligente y cliqueable, es una gran opción a la hora de hacer que un simple espectador se convierta en cliente. El cliente digital va a valorar un icono que le permita, desde el video, hacer una consulta de colores o talles según el producto, seguir a la marca en las redes e incluso realizar la compra en ese mismo momento.

Los videos interactivos son poderosas herramientas para optimizar las ventas justamente porque apuntan a lo que el cliente quiere y busca, en lugar de insistir con un formato de publicidad pasiva que se sabe ya no funciona. Usando este tipo de videos incluso es posible mejorar el CTR de las campañas: el CTR de un video lineal, que se reproduce en Vimeo, Youtube u otra red social de video streaming, está en un promedio de entre el 1% y el 2%, mientras que el CTR de un Video Interactivo varía entre un 5% y un 12%.

Estar preparados para el cliente digital, entonces, significa correrse de la zona de confort como empresa y dejar de ofrecer “lo de siempre” cuando se sabe que no funciona. La publicidad en video adecuada a los clientes de hoy y de un futuro cercano, implica necesariamente interactividad.