Poliglota, el sistema que cambiará la manera en que los mexicanos aprenden idiomas

La plataforma latinoamericana ideó un método social que lleva el aprendizaje
fuera de los salones a un ambiente más real: cafeterías

Si bien desde la escuela primaria casi todos estudiamos idiomas, sólo 13%[1] de los mexicanos hablan otra lengua además del español. Aunque tu mamá, tu maestro o hasta la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)[2] te insistan que saber otro idioma te da muchas ventajas, superar el estrés y el aburrimiento de las típicas clases monótonas se convierten en una barrera.

Para revertir esto, tres emprendedores latinoamericanos —José Manuel Sánchez, Carlos Aravena y Nicolás Fuenzalida— decidieron crear Poliglota, un innovador sistema que transforma la manera en que las personas aprenden y dominan idiomas.

Esta startup que aterrizó en la Ciudad de México a finales de 2017 creó un método social que lleva el aprendizaje fuera de los salones de clase con la misión de lograr que estudiar idiomas sea una experiencia más cercana al estilo de vida de las personas.

“Pensando en cómo aprendimos nuestro propio idioma, así como otros que dominamos, nos dimos cuenta de que se necesitan dinámicas con un balance entre el lado teórico y la conversación que realmente atrape y motive a las personas”, explicó José Manuel Sánchez, director de Poliglota México. “Por ello, quisimos difuminar los límites de las aulas llevando a los estudiantes a un ambiente real, donde conversan, aprenden, ponen a prueba sus conocimientos y dejan atrás el rigor de las clases tradicionales”, agregó el directivo de la startup que ya cuenta con siete mil alumnos en el continente.

Para ello, Poliglota se planteó dejar atrás las largas horas frente a un pizarrón o una computadora repitiendo verbos. En su lugar, invita a los estudiantes a sumarse a un sistema que les ayuda a desarrollar habilidades de conversación más allá del conocimiento gramatical.

En éste, un coach, nativo en el idioma capacitado en la metodología de enseñanza de Poliglota, se reúne con los alumnos en alguna cafetería cercana. Los grupos, con un límite máximo de seis personas, se conforman de acuerdo con los niveles establecidos por el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas y permiten ver un avance real con base en los goals de las lecciones, tanto teóricas como prácticas.
En su primera etapa, Poliglota ofrece paquetes con varios esquemas y presupuestos para aprender y practicar inglés, alemán y francés, con la intención de brindar alternativas tanto para los estudiantes, como para hablantes de otras lenguas que desean sumarse al proyecto como coaches.

“Ya sea alguien experimentado o un estudiante que busca un curso básico, nuestra prioridad es ofrecer una experiencia personalizada, para que las clases de idiomas sean más accesibles y divertidas, ayudando a aprovechar los beneficios, tanto personales, como competitivos, que te ofrece dominar otra lengua”, concluyó José Manuel Sánchez.

Deja un comentario