Tendencias del Entorno Laboral en México (TELM) 2021

“Liderazgo en tiempos de crisis: un replanteamiento de 180 grados en la forma de trabajar en México en la era post Covid-19”

  • Casi el 35% del total de la muestra, considera que su empresa se recuperará y podrá retomar su ritmo normal de 6 a 12 meses después de que termine la pandemia.
  • 51% de los líderes encuestados implementó o planea implementar un programa o estrategia para mantener el bienestar y salud emocional de sus colaboradores.
  • El 25% de los líderes busca que sus equipos de trabajo tengan facilidad para adaptarse a los cambios.

Las secuelas que el Covid-19 ha dejado en el mundo laboral nos ha demostrado que mucho de lo que se había anticipado como el futuro del trabajo es hoy ya una realidad. Como cada año, Kelly, empresa líder en la industria de Soluciones en Recursos Humanos, desarrolló el estudio “Tendencias del Entorno Laboral en México (TELM) 2021” con el objetivo de conocer los retos a los que se han enfrentado los líderes y tomadores de decisión de las organizaciones del país durante la pandemia y las soluciones que están implementando para hacer frente a la nueva normalidad. Cabe destacar que más del 42% de los encuestados que respondieron este estudio pertenecen a grandes corporativos, cuyo número de empleados es mayor a 251.

Una de las preocupaciones principales, además del impacto del Covid -19 en la salud de la población mexicana, son los problemas financieros que las medidas para el control de la pandemia han ocasionado: cierre de negocios, detención de labores, pérdidas de empleos, son algunos ejemplos de lo que más ha afectado la economía de las personas y por supuesto de las empresas. El estudio elaborado por Kelly señala que el 35% del total de los líderes encuestados considera que la recuperación de su compañía tardará de 6 a 12 meses después de que termine la pandemia.

Asimismo, cifras de la Organización Internacional del trabajo (OIT) señalan que entre marzo y abril de 2020, 12 millones de personas se añadieron a los rangos de la inactividad. En México los factores que más afectaron a las organizaciones durante la pandemia fueron, entre otros:

  • La crisis económica global
  • La reducción de presupuestos
  • Y los efectos negativos del sector industrial al que pertenecen

La implementación de soluciones de los líderes hacia el Recurso humano y los clientes.

“Después de 10 meses no podemos esperar que todo vuelva a la normalidad, la gestión de RR.HH. en esta nueva época debe obligar a los líderes a reorganizarse e incorporarse a acuerdos y planes de acción para que puedan gestionar el talento de forma remota, velar por la salud física y mental del equipo de trabajo y promover una nueva cultura organizacional de la empresa”, comenta Norma Godínez, Directora de Recursos Humanos de Kelly.

El estudio de Kelly demostró que algunas de las soluciones que ayudarán a impulsar la recuperación de los negocios con resultados a largo plazo son: optimizar las operaciones, es decir, las acciones que llevarán a cabo para mejorar el desempeño de sus colaboradores trabajando de forma remota para controlar sus gastos de forma efectiva, seguido por la flexibilidad laboral y las nuevas formas de atención y servicio al cliente para conectar con ellos a la distancia, innovar en los canales de comunicación y mejorar la calidad de su servicio.

 Aunque todavía hay un alto grado de incertidumbre, las últimas proyecciones para 2021 muestran que la mayoría de los países experimentarán una recuperación relativamente fuerte en la segunda mitad del año, a medida que los programas de vacunación surtan efecto, mientras tanto, la flexibilidad laboral ha traído beneficios a las organizaciones, tales como ahorro económico, mayor organización, autonomía, reducción de tiempo, mejor calidad de vida y motivación en los equipos de trabajo.

Por esta razón casi un 57% de los encuestados menciona que después de la pandemia, su esquema de trabajo será híbrido, sin embargo, casi un 30% asegura que volverán a laborar desde su centro de trabajo, pues a pesar de las ventajas que existen al trabajar de forma remota, hay algunos desafíos a los que deben enfrentarse, como las distracciones, echar de menos las relaciones con su equipo y el ambiente laboral, no tener un balance real entre la vida personal y el trabajo, la dificultad para conectar con su equipo y los altos niveles de estrés, a causa de la pandemia.

Solo un 13.33% de los encuestados está dispuesto a enfrentarse a dichos retos y continuará trabajando completamente de forma remota.  Esto quiere decir que aproximadamente un 70% ha descubierto que el esquema de trabajo flexible tiene más ventajas que el trabajo tradicional.

De acuerdo con Great Place to Work, consultora especializada en talento, employer branding y liderazgo, la función del líder se ha vuelto esencial; su cercanía y confianza es altamente valorada por los miembros del equipo, quienes deben sentirse guiados y atendidos, por ello cada vez es más claro que para salir de las crisis con fuerza y resiliencia se requiere repensar lo que significa liderar y priorizar el propósito, confianza, empatía y la inclusión en los colaboradores.

“Hay un punto en el que nos tenemos que enfocar todos los que nos dedicamos al capital humano y es la cultura organizacional, pues tiene que ser más humanizada y mucho más flexible para hacer la vida más sencilla en las organizaciones y a nuestros colaboradores” menciona Norma Godínez.

Atender la salud mental

Kelly ha detectado que una de las tareas de los líderes que se ha vuelto sumamente importante ha sido aprender a gestionar la ansiedad y contribuir a fomentar iniciativas que favorezcan la salud mental de su equipo.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Industrias de investigación Farmacéutica (AMIIF), las medidas de aislamiento social, restricción de movilidad y reducción del contacto físico que ha provocado la pandemia incrementó el riesgo de problemas de salud mental y esto se vio reflejado, a tan solo los dos primeros meses posteriores al inicio del confinamiento, cuando el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó 1,379 peticiones de atención e información telefónica a través de su Plan de Acción en Salud Mental.

En este sentido, Kelly detectó que poco más del 51% de los líderes encuestados implementó o planea implementar un programa o estrategia para mantener el bienestar y salud emocional de sus colaboradores. Son muchos los temores o disparadores de ansiedad expresados por ellos, entre ellos cabe destacar el contagio, el estrés por el confinamiento, la incertidumbre de la pandemia y la reincorporación a la nueva normalidad.

“La importancia de implementar estrategias enfocadas en la salud mental, radica en que el estrés y la incertidumbre que se vive han sido algunos de los factores que más han afectado al recurso humano y, en consecuencia, la operación de las empresas al trabajar de forma remota,” menciona Norma Godínez.

A pesar de que la actitud y la forma de manejar las emociones ante una crisis es una de las aptitudes más buscadas en los nuevos candidatos, casi un 40% de los líderes no considera que un programa de bienestar emocional sea una prioridad y un 9% de ellos indicó que no cuenta con los recursos suficientes para llevarlo a cabo; sin embargo, actualmente hay distintas opciones y alternativas para apoyar a los equipos de trabajo sin necesidad de realizar una gran inversión ni el uso excesivo de recursos, por ejemplo: una mejor organización al interior de los corporativos, técnicas para manejo del estrés, así como los programas para fomentar un balance vida-trabajo.

Reincorporación segura a los centros de trabajo

“Además de mantener el bienestar físico y emocional de sus equipos de trabajo, también es importante que los líderes puedan evaluar riesgos y establecer los mecanismos de respuesta en una emergencia, formar equipos de toma de decisiones en caso de una crisis, implementar un mecanismo de comunicación de información positiva para trabajadores, clientes y proveedores, así como desarrollar soluciones para los riesgos de cumplimiento y mantenimiento de las relaciones con los clientes,” señala Norma Godínez.

Debido a la importancia de mantener el bienestar físico y mental de los colaboradores es que aquellas empresas, que sí planean reincorporarse a su lugar de trabajo, indicaron que están preparadas para operar de forma segura y ya adaptaron su operación a esta nueva normalidad, es decir, cuentan con la capacidad para llevar a cabo lo siguiente:

  • Ofrecer un ambiente de trabajo seguro.
  • Atender las necesidades de todos los involucrados en la empresa, eso incluye a clientes, colaboradores, proveedores, inversores y a su comunidad.
  • Cumplir las expectativas de seguridad de los clientes.
  • Proporcionar una respuesta clara y los protocolos de cierre, en el caso de que aumentaran significativamente los casos de contagio en su organización o, si hubiera, una nueva ola de infecciones.
  • Y gestionar el bienestar y la moral de los empleados.

Al mismo tiempo, consideran que el uso de cubrebocas, pruebas de diagnóstico Covid-19, flexibilidad de horarios, así como estaciones de trabajo que permiten promover la sana distancia, son las medidas más importantes para un retorno seguro al centro de trabajo.

Cabe mencionar que, del total de líderes encuestados, casi un 50% cuenta con alguna guía o capacitación especializada para proporcionar herramientas que ayuden a sus colaboradores a enfrentar los riesgos de seguridad; un 26% está trabajando para implementarlo y poco más del 24% no ha pensado en eso.

“Es de suma importancia contar con un plan de prevención que incluya estas herramientas, además de darles una correcta difusión dentro de la empresa para evitar el riesgo de contagio y, por ende, evadir el paro de actividades por parte de los trabajadores, lo cual afectaría de manera directa a la empresa,” indica Norma Godínez.

Cualidades del talento que buscarán los líderes en la nueva era

La pandemia ha traído un cambio en la búsqueda del mejor talento, las aptitudes que las organizaciones necesitan por parte de sus nuevos colaboradores son diferentes a las que se necesitaban hace un año, las habilidades blandas han cobrado mayor relevancia.

De acuerdo con el estudio, las cualidades más apreciadas al momento de buscar el talento son: la facilidad que tiene una persona para adaptarse a los cambios (25%), seguida por la actitud y forma en la que el colaborador maneja sus emociones ante una crisis (24%).

El resto de los encuestados destacó que es importante que el nuevo talento cuente con iniciativa y viabilidad para desempeñar su puesto sin necesidad de supervisión, sobre todo en una época en la que el trabajo remoto dificultó la interacción personal con el equipo de trabajo.

Para Kelly es importante integrar los aprendizajes que ha traído la pandemia. Derivado de estos, ha creado nuevos servicios para ayudar a sus clientes a replantear en 180 grados el liderazgo, la gestión de talento y, en general, las nuevas formas de trabajo. “Gracias a los datos que nos arroja este estudio, estamos asesorando a las organizaciones a transformar esta crisis en una oportunidad de transformación y crecimiento” concluyó Norma Godínez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.