Seis tips de innovación en tu negocio para sacarlo adelante luego del Covid

En el más reciente World Economic Forum se aseveró que el 54% de todos los empleados necesitarán formación en nuevas habilidades durante los próximos cinco años. Dicha cifra puede haberse modificado tras la pandemia, debido al incremento del trabajo y servicios online a nivel mundial, por lo que la innovación se establece y sigue proyectando como una de las habilidades vitales de toda fuerza laboral.

Future is, la plataforma educativa que capacita para el futuro del trabajo, en su afán por desarrollar el talento que el mundo actual necesita, ha generado su nuevo curso de “Gestión de innovación y creatividad”, el cual resulta una herramienta esencial para que nadie se quede atrás en términos de transformación digital.

Creatividad más trabajo, la fórmula de la innovación

Muchas veces, al pensar en innovación, se proyecta como algo que no existía antes o que se está inventando. Si bien en algunas ocasiones es cierto, la palabra innovar refiere a “mejorar” o “renovar”, por lo que no siempre es resultado de un descubrimiento técnico o tecnológico. Desde este punto de partida, innovar es encontrar el proceso creativo adecuado para generar o introducir soluciones diferentes a las distintas áreas de oportunidad de la empresa. Es decir, innovación es un sinónimo de creatividad más trabajo, es decir de eficiencia y renovación constante.

Crecimiento, riesgo y confianza: la importancia de innovar

Hacia 2017, Forbes publicó un artículo donde se describían los tres puntos clave de la relevancia de la innovación: como inicio, es una excelente herramienta para desarrollar y potenciar la actitud proactiva necesaria para afrontar retos y tomar riesgos, es decir, innovar conlleva siempre acción o movimiento. Como segundo punto, brinda a las empresas ventajas para comprender y ganar terreno en los mercados globales y, por ende y como tercer punto, mayores oportunidades de crecimiento.

Seis procesos que deben cultivarse para innovar

Una empresa con una cultura de innovación crecerá fácilmente. No se trata de estar en contra de métodos ya comprobados y tradicionales, sino de actualizarlos o renovarlos. Experimentar con procedimientos y acciones puede significar mucho para una empresa: recordemos que la creatividad es un proceso que conducirá a un resultado; por lo que sólo la ejecución y los riesgos nos presentarán los efectos deseados.

Aunque no existe una forma o modelo específico para innovar, te presentamos seis procesos o acciones para lograr innovación dentro de tu empresa:

1)      Evidencia y potencia la inspiración: encuentra un lugar o algún medio para exponer o compartir -de preferencia el primero- cualquier descubrimiento o momento creativo. Desde un video hasta una pintura, pasando por alguna publicidad o artículo e incluso un chiste, el estar en contacto con algo digno de admirar o que impresione generará motivación en tu equipo; además de puntos de partida para generar ideas innovadoras.

2)      Forma un equipo creativo: si preguntas a tu equipo quiénes de ellos se consideran creativos, es probable que muchos digan que no. Aunque en realidad todos lo somos, en ocasiones se debe cultivar o incentivar la innovación. Toma tiempo para talleres o capacitaciones en donde aprendan técnicas y procesos creativos, ya que de esta forma estarás fomentando un equipo más sólido y acostumbrado a generar respuestas.

3)      Invertir no es un gasto: muchos ven a la inversión como un factor de riesgo innecesario; si bien no deja de ser una acción “arriesgada”, este reto puede ser lo que tu empresa necesita. Las ideas pequeñas o simples deben apoyarse para que se transformen en grandes ideas, pero sin el impulso o esfuerzo necesario pueden quedarse sólo como pensamientos o buenos deseos.

4)      Genera un ambiente crítico en tu empresa: “El jefe no siempre tiene la razón” es una idea que debe estar presente en tu fuerza laboral. Recuerda que eres parte de un grupo de trabajo y si éste está dispuesto a cuestionar las decisiones de la autoridad quiere decir que estás funcionando como un verdadero equipo. Difícilmente una persona puede tener toda la razón en todos los aspectos: abre tu mente y deja que cada uno de los miembros de tu empresa sienta la confianza de aportar a la misma.

5)      Establece límites: Si bien abrir la posibilidad a la opinión de cada persona de tu equipo es una fortaleza, el establecer límites y hasta prohibiciones puede ser un ejercicio muy productivo. El contar con restricciones obligará a tu equipo a pensar de la forma en que está acostumbrado, es decir, a innovar en las posibles soluciones a un problema o a un proceso cotidiano. Debemos recordar que en la realidad existen dichos límites y prohibiciones, por lo que la adaptación siempre será una aliada creativa de tu empresa.

6)      Trabaja y organiza actividades fuera de la oficina: Puedes desde otorgar unos minutos al día para que tu equipo camine o salga a respirar un poco de aire, hasta programar dinámicas o juegos que ayuden a fortalecer habilidades en tu equipo. No tengas miedo por organizar una junta fuera de la sala establecida para las mismas; llevar a tu equipo a zonas abiertas o confortables puede ser el respiro necesario que todos están buscando para generar nuevas ideas.

De esta forma y ante la situación actual en la que se encuentra el mundo, la innovación resulta un excelente instrumento de resistencia ante los retos que conllevan los negocios tras el Covid-19, por lo que innovar debe ser no sólo un requisito empresarial en esta “nueva normalidad”, sino un proceso esencial de cada persona. A través del curso “Gestión de innovación y creatividad”, desarrollado por Future is, se pretende que cualquier persona o empresa comprenda la importancia de innovar y tenga la habilidad para tomar iniciativas que renueven y mejoren nuestro ecosistema empresarial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.