Empresas

Salario emocional, la fórmula para la retención y la felicidad de los empleados

Hace algunos años, el factor más importante para decidir entre trabajos era el económico; sin embargo, cada vez es más común que los colaboradores busquen otros beneficios que mejoren su calidad de vida, es decir, que cubran sus necesidades personales, emocionales y psicológicas. Este no es un fenómeno extraño si consideramos que las personas pasan aproximadamente un tercio de su vida en el trabajo.

Un informe de Infojobs señala que, aunque en el 79% de los casos la motivación principal para querer cambiar de empleo en 2020 fue el salario, el 55% de los empleados se plantearon dejar su trabajo para tener un horario más flexible, ya que el 54% buscaba un mayor equilibrio en su vida personal y laboral.

En la actualidad, únicamente tener un buen sueldo ya no equivale a sentirse satisfecho en un trabajo, ahora los empleados ponen especial atención en el salario emocional que les ofrezca la empresa. ¿Pero qué es exactamente el salario emocional? Son todas aquellas retribuciones no económicas o prestaciones que se dan a los colaboradores y que impactan positivamente en su bienestar integral.

A continuación, te compartimos algunos ejemplos de salario emocional:

  • Días personales libres – Además de las vacaciones marcadas por la ley, los colaboradores valoran mucho contar con días libres para resolver trámites, ir al médico o atender alguna situación familiar.
  • Trabajo desde casa y horarios flexibles – Los picos de productividad llegan a diferente hora del día para cada persona, por lo que tener flexibilidad de no estar atados a horarios estrictos o a un lugar de trabajo específico, puede promover la creatividad y concentración.
  • Cursos o talleres enfocados en salud mental – Existen soluciones como el programa ayam para el trabajo en el que, a lo largo de ocho semanas, se ofrecen herramientas de meditación y atención plena basadas en neurociencia, para disminuir los niveles de estrés, ansiedad y depresión en los colaboradores.
  • Capacitación para desarrollo personal y profesional – Una gran parte de los colaboradores prefieren aprender un idioma o una nueva habilidad que algún descuento.
  • Buen ambiente de trabajo – El trabajo en equipo, la cooperación, la productividad y la satisfacción, son resultado de un ambiente de trabajo sano, donde los colaboradores puedan ser ellos mismos y tener una red que comparta los mismos valores.

De acuerdo con el Employer Brand Research 2021 de Randstad, para el 35% de los jóvenes de 18 a 24 años el sueldo no es el elemento principal para aceptar un puesto de trabajo, algo que no sucede en el caso de los empleados de 55 a 64 años. La felicidad de los empleados ya no depende únicamente de la cantidad de dinero que una empresa puede ofrecerles, es por esto que el salario emocional cada vez cobra mayor relevancia, aunque debe ir acompañado de un sueldo justo.

Afortunadamente, cada vez existen más soluciones para ofrecer un salario emocional atractivo para los colaboradores, una de ellas es ayam, una plataforma de bienestar corporativo que reúne lo mejor de la meditación, atención plena y psicología positiva con los últimos estudios de neurociencia. El bienestar no depende de género, edad o profesión.

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar. Contacto [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.