Riesgos financieros frecuentes en las empresas

El contexto económico actual representa un gran reto para las empresas mexicanas, por lo que deben tomar en consideración los posibles riesgos financieros a los que se enfrentan cotidianamente con el objetivo de conservar su salud financiera y evitar terminar en quiebra.

De acuerdo al ranking del Reporte Global de Competitividad 2019 del World Economic Forum(1), México cayó dos posiciones ubicándose en la 48a posición a nivel global debido a problemas como la inflación, disminución de la inversión extranjera, inseguridad, y otros factores que ponen en riesgo los negocios en el país.

Sergio Almaguer, CEO y Co-fundador de Yaydoo, subraya que “en México más de 90% de los nuevos negocios fracasan antes de cumplir cinco años debido a que carecen de una planeación financiera adecuada. Evaluar los riesgos económicos es fundamental para lograr sobrevivir en un mercado altamente competitivo”.

El primer tipo de riesgo que deben evaluar las empresas es el crediticio, pues adquirir deudas, ya sea por la adquisición de bienes de capital, inversiones de terceros a través de esquemas de financiamiento colectivo, por créditos para pagar nóminas, o cualquier otra razón, puede provocar pérdidas por acumulación de intereses, disminución del flujo de caja o incumplimiento de pagos.

​El riesgo de liquidez está muy relacionado con el anterior y se da cuando una empresa ha solicitado un préstamo y no cuenta con la liquidez suficiente para llevar a cabo el pago de sus deudas, por lo que debe recurrir a la venta de activos (viviendas, bonos, etc.), a un precio por debajo de su valor, con tal de pagar a sus acreedores.

Por otro lado, están los riesgos de mercado, que se dividen en los de tipos de interés (fijos o variables), los tipos de cambio o riesgo de la divisa, y el riesgo de mercado como tal, relacionado con los cambios en el valor de instrumentos financieros. Estos factores de riesgo ocasionan pérdida en el valor de una cartera debido a cambios desfavorables en las herramientas o productos financieros que utilizan, como adquirir monedas extranjeras que después pierden su valor o invertir en negocios o empresas de alto riesgo.

Por último, están los riesgos operacionales, mismos que son los que con mayor frecuencia y de manera casi imperceptible van minando la salud financiera de muchas empresas. Estos se refieren a las posibles pérdidas en un negocio debido a distintos tipos de errores humanos, ya sea en los procesos de producción o en los esquemas administrativos internos, como el caso de los procesos de compras.

La falta de control en gastos administrativos y compras de insumos producen dificultades en la contabilidad cuando el flujo de adquisiciones se lleva a cabo de forma manual, con recibos, notas de remisión, solicitudes de compra en papel y documentos que se extravían en los escritorios de los miembros de las áreas financieras. Esto incrementa el riesgo de tener irregularidades, sobre todo cuando hay más de una sucursal de la empresa y existen grandes dificultades para rastrear mensualmente los gastos hechos en cada una de ellas.

Automatizar los procesos de adquisiciones para asignar presupuestos y personas autorizadas para la aprobación de gastos, reduce significativamente los esfuerzos de los departamentos financieros, incrementando la productividad de los mismos para que puedan dedicar su tiempo al análisis de riesgos y generar nuevas propuestas que sostengan la salud financiera de la empresa.

Yaydoo es una plataforma de software como servicio (SaaS) que simplifica los procesos de adquisición mediante un marketplace B2B con acceso a más de 60 mil acuerdos previamente negociados con proveedores en México y Estados Unidos.

La plataforma ofrece herramientas sencillas para solicitar la aprobación de gastos y adquirir todo tipo de productos y servicios relacionados con insumos y artículos para negocios, desde artículos tecnológicos como laptops, accesorios y periféricos, hasta muebles, consumibles, artículos de limpieza, servicios de cafetería, snacks e insumos de oficina en general.

Deja un comentario