¿Qué le espera a la infraestructura en 2020?

Los proyectos de infraestructura adquieren aún más relevancia porque sirven para apuntalar un mayor desarrollo local, con un impacto de alcance nacional, destacó Leonardo González, analista de Real Estate en Propiedades.com.

Obras como el aeropuerto en Santa Lucía, la refinería en Dos Bocas o el Tren Maya, dotarán de infraestructura al país fungirán como pieza clave para acelerar el desarrollo económico y potenciar el crecimiento regional, agregó el experto.

Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura
Además de estos macroproyectos, el Gobierno de México anunció un acuerdo en participación con la iniciativa privada para impulsar y facilitar planes en este sector.

El paquete inicial, del cual informaron en noviembre, comprendía 147 proyectos con una inversión privada de 859,022 millones de pesos, para realizarse entre 2020 y 2024.

El sector privado ha identificado 1,600 proyectos de inversión pública y privada que podrían contribuir a lograr un crecimiento superior al 4 por ciento propuesto por el Gobierno de México en el Plan Nacional de Desarrollo. El objetivo es alcanzar una inversión anual de 5 por ciento del PIB, informaron en el documento de presentación del acuerdo.

Para este año se calcula que se realizarán 15 obras carreteras, tres en ferrocarriles y trenes suburbanos, 15 para puertos y 17 en aeropuertos, por un monto de 431,318 millones de pesos.

“Ante un ciclo de incipiente crecimiento, el país requiere de nuevas fórmulas de inversión que detonen un desarrollo local basado en expectativas factibles que impacten positivamente el tejido productivo. Esto facilita un mayor desarrollo residencial basado en innovación y beneficios de largo plazo”, destacó Leonardo González. Añadió que es importante que haya una mayor transparencia de los avances y monitoreo de cada una de estas obras.

Un país mejor conectado
En el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal en 2020 se informa que este año buscan impulsar la infraestructura en sur y sureste del país a través de la construcción del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT).

Con ello se conectarán los puertos de Coatzacoalcos, Veracruz y Salina Cruz, Oaxaca, para el transporte de mercancías.

En el mismo documento señalan que la construcción del Tren Maya, los ferrocarriles del Istmo y Chiapas-Mayab es parte de la estrategia para conectar el sur del país con el centro y el norte.

El sector de infraestructura, sobre todo por la obra pública, es la base para hacer mejores ciudades y que sean más funcionales, además de que se vinculen al nuevo entorno global, señaló Leonardo González.

“Este tipo de inversión representa un flujo muy importante de recursos para generar un efecto cascada en los nichos y segmentos inmobiliarios”, concluyó.

Deja un comentario