Promueve Rockwell Automation programas de capacitación para la Era Humana 2.0

• En los últimos años, Rockwell Automation ha graduado ya a más de 7,000 ingenieros en instrumentación, control y automatización.
• Del 40% al 46% de las empresas tienen dificultades para cubrir vacantes con los perfiles adecuados ante la actual revolución tecnológica.

Considerando que en Estados Unidos la fuerza laboral especializada en manufactura se verá reducida en un 21% durante los próximos 8 años; el 24% de los trabajadores tienen más de 55 años; y el 75% de los empleadores requerirá nuevas capacidades en los próximos dos años; Rockwell Automation trabaja en conjunto con ManPower Group para contribuir a estrechar la brecha de conocimiento, capacidades y habilidades con las nuevas generaciones. De la mano de Blake Moret, presidente y CEO de la empresa de automatización, ambas compañías dieron a conocer sus iniciativas durante el Automation Fair, uno de los eventos anuales de automatización más importantes en el mundo, los pasados 14, 15 y 16 de noviembre en la ciudad de Houston, Texas.

Durante el evento, se dio a conocer que en la medida en que las generaciones de mayor edad comienzan a retirarse del mundo laboral, se crea una notable brecha sobre el conocimiento acerca de las capacidades y funcionalidades de los avances tecnológicos, lo cual se aprende en el campo laboral y no necesariamente en las escuelas. En medio del Internet Industrial de las Cosas, la nube y la transformación digital, entre otros aspectos, se requerirá de mucha gente para desarrollar, aplicar, mantener y optimizar todos los nuevos sistemas y herramientas que han ido surgiendo.

Junto con la Revolución Tecnológica y la digitalización, hoy nos enfrentamos a la revolución de las habilidades y talentos, la Era Humana 2.0 y a la Fuerza Laboral de la Manufactura 2.0; y con ello, cada vez hay menos gente con los conocimientos necesarios, es decir, también se está experimentando “una reducción en las capacidades, conocimiento y habilidades requeridas en la industria de la manufactura”, expresó Chris Layden, vicepresidente de ManPower Group.

En el mundo, la industria y la manufactura están quedándose sin personal calificado y experimentado, además, a los empleadores les está costando trabajo reemplazarlos. A nivel global, del 40% al 46% de las empresas tienen dificultades para cubrir vacantes con los perfiles adecuados. Al mismo tiempo, el acelerado avance de la tecnología, que, si bien crea nuevas oportunidades, también exige nuevas capacidades y habilidades que aún no están disponibles en las fuerzas laborales de las generaciones venideras, las cuales están por incorporarse en el futuro cercano, en el transcurso de los próximos meses y de los siguientes años.

Dadas las estadísticas actuales, para 2025, en los Estados Unidos, cerca de 2 millones de puestos para la manufactura no podrán ser cubiertos. Complicando el escenario, 75% de los empleadores han incrementado la sofisticación de sus necesidades de talento, están conscientes de que se requerirán de nuevas competencias, sin embargo, a la mayoría no le es posible definir cuáles serán. En este sentido, Rockwell Automation ha desarrollado el programa Academy of Advanced Manufacturing (AAM).
En los últimos años, Rockwell Automation ha graduado más de 7,000 ingenieros y el objetivo ahora es alcanzar la meta de 1,000 personas por año. Del programa AAM destaca su primera generación, de 14 graduados, de veteranos del ejército de Estados Unidos, quienes cursaron un intenso entrenamiento de 12 semanas. Fueron capacitados como técnicos en instrumentación, control y automatización sobre una gama de productos de Rockwell Automation, incluyendo controladores, interfaces máquina-humano, generadores, equipos de movimiento, y en dispositivos de redes y comunicaciones.

Este programa fue creado, considerando que, entre 2003 y 2019 habrán salido de las fuerzas armadas cerca de 4.3 millones de efectivos, y más del 65% de ellos necesitará ayuda para encontrar empleo. De tal forma, esta fuerza laboral preparada por Rockwell Automation será una importante fuente de ingenieros y técnicos con las habilidades, conocimientos y capacidades requeridas por la manufactura avanzada; contribuyendo importantemente a la reducción de la brecha laboral.
De acuerdo con un estudio publicado por McKinsey en 2015 y citado por ManPower Group y Rockwell Automation, la fuerza laboral se está reduciendo en la mayoría de las economías desarrolladas, impactando y presionando los fondos de pensiones y los servicios de salud para la población de edad mayor. El 60% de la gente ahora vive en países cuya demografía productiva experimenta una tendencia hacia el decrecimiento. En Europa, para 2020, se estima que la gente en edad productiva mermará en un 10%. Tan sólo en Alemania, habrá 6 millones de trabajadores calificados menos en el transcurso de los próximos 15 años.

China, para 2050, encontrará a más de la cuarta parte de su población con más de 65 años, a diferencia del 8% que hoy representa. Entre las naciones desarrolladas, únicamente Estados Unidos y Francia podrán abastecer la demanda requerida por el crecimiento económico, principalmente por la inmigración y el aumento en sus minorías. Alemania tendría que abrir sus puertas a los refugiados para compensar el déficit de su fuerza laboral.

En los Estados Unidos, las industrias de Oil & Gas y aeroespacial están reteniendo el talento y al personal calificado al extender la salida de sus empleados de mayor antigüedad, con el objetivo de que transfieran sus conocimientos y desarrollen a las nuevas generaciones. En tanto China se mantiene a la cabeza de la curva, incrementando sus inversiones en educación superior, considerando que sus egresados tendrán mayor preferencia a emplearse en sus compañías nacionales que en extranjeras.

Deja un comentario