Priorizando a los clientes

Los propietarios de pequeñas empresas tienen varios títulos y funciones. A menudo son el director ejecutivo, el director financiero y el director de marketing de su empresa, y administran el desarrollo de productos, el inventario, los recursos humanos, las comunicaciones, las relaciones con los clientes y el área legal, a veces todo en el mismo día. Con tantos roles y responsabilidades, es fácil entender por qué muchos emprendedores luchan por concentrarse y tienden a prestar atención a las tareas más urgentes del día. En medio del esfuerzo que se necesita para que su negocio tenga éxito, es fácil perder de vista la parte más importante de su trabajo: el cliente. Los emprendedores exitosos saben que poner a los clientes en el centro de todo lo que hacen garantiza consumidores satisfechos, mayores referencias y oportunidades comerciales repetidas.

Cuidando a sus empleados

Al entrar en una tienda ¿lo saluda el equipo o lo ignora? Si tiene preguntas, ¿hay alguien que esté dispuesto a ayudarlo? Los empleados felices se traducen en clientes satisfechos. Si tiene un equipo de bajo rendimiento o descontento, esa energía negativa llega a sus usuarios finales. Para tener clientes satisfechos, ante todo, cuide a su equipo. Si no están satisfechos con su trabajo, será difícil brindar el servicio al cliente que sus clientes esperan y merecen.

Apreciar a los clientes existentes

Existe un deseo natural por parte de los empresarios de concentrarse en ampliar su base de clientes. Parece razonable creer que, si se tienen más clientes, mayores serán sus posibilidades de éxito. Pero el cliente más importante es el que ya tiene. ¿Cómo se conecta con ellos para agradecerles? ¿Les ofrecen incentivos? ¿Se toma el tiempo para aprender sobre ellos y sus familias o envía notas escritas a mano de vez en cuando? Hay muchas formas sencillas de mostrar el agradecimiento a sus clientes, y las mejores prácticas siempre son las que son sinceras. Ya sea para compartir una tarjeta de vacaciones personal, recordar gustos o felicitar a los clientes y su familia en sus cumpleaños, asegúrese de brindarles a sus clientes actuales el trato especial y la atención que merecen.

Pedir retroalimentación

Es parte de la naturaleza humana no pedir comentarios porque muchos de nosotros tememos a los comentarios negativos. Pero los empresarios exitosos no temen la retroalimentación, la aceptan. Los dueños de negocios utilizan la información para mejorar su negocio y llegar a los clientes que pueden haberse decepcionado del servicio o conocer información vital para ayudar a que la próxima transacción o visita sea más exitosa. De hecho, conocer los comentarios puede mejorar la lealtad del cliente.

Adueñarse de sus errores

Todos cometemos errores. Cuando nos equivocamos, debemos corregirlo. Una organización centrada en el cliente cuando hay un problema, lo corrige rápidamente. Cuanto más rápido se solucione un problema, es más probable que retenga a su cliente e incluso profundice la relación.

En primer lugar, discúlpese: Si tiene un cliente descontento, necesita escuchar su queja. No discuta la situación; haga lo correcto. Describa cómo corregirá el error y qué tan pronto sucederá. Debe de hacer un seguimiento con una nota o llamada para asegurarse de que hayan recibido el producto que estaban buscando y estén satisfechos con su pedido.

Hacer que los nuevos clientes formen parte de su familia

¿Cómo da la bienvenida a nuevos clientes a su negocio y cómo se asegura de que sus compras no sean solo una transacción? Los empresarios exitosos se toman el tiempo para agradecer a un nuevo cliente, enviarle cupones para futuras compras, brindar consejos sobre otros productos que pueden ser una excelente opción para ellos y brindarles información adicional para ayudarlos a tener éxito. No hay nada más gratificante que ser reconocido por su nombre y ser apreciado por un propietario por usar su servicio o comprar sus productos, y recibir atención y cuidado personal.

Los emprendedores tienen muchas demandas de su tiempo y, como resultado, pueden encontrarse corriendo de una responsabilidad a otra. La máxima prioridad debe ser poner a su cliente en primer lugar y crear una organización que sepa cómo cultivar estas importantes relaciones. Si las empresas pequeñas logran un entorno en el que su equipo sea valorado y feliz y tenga conocimiento de cómo cuidar a los clientes, mayor éxito alcanzará su empresa.

Por John DeSimone, presidente de Herbalife Nutrition

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.