No delegar es una de las principales fallas de los directivos mexicanos

 

  • Menos despidos, ahorro en tiempo y crecimiento existirían derivado de una cultura de saber delegar bien
  • El empleado aprecia al empresario como tirano

Saber delegar es una acción que a primera vista parece sencilla, sin embargo, saber hacerlo bien es vital para que los dueños de las empresas obtengan tiempo extra para ellos, los empleados sean más competitivos y el negocio crezca.

En una compañía, delegar es dar una responsabilidad a alguien para que haga algo en representación del director o dueño. Puede ser una tarea sencilla o compleja, pero la finalidad es que se realice bien y en forma.

Sin embargo, en México muchos empresarios no saben cómo delegar y esto representa abusos por parte de los empleados, que se traduce en tiempos perdidos, despidos innecesarios y estancamiento del negocio.

Por esta razón, se publicó el libro Delegar bien, escrito por Víctor Eduardo Salgado Carmona, un consultor para Pymes (pequeñas y medianas empresas) con 12 años de experiencia en la asesoría de negocios.

“El libro está dividido en dos partes. En la primera se habla del contexto actual y nos muestra cómo somos y cómo estamos como sociedad. Y la segunda parte es la solución al problema de delegar: qué hay que hacer para lograr la meta de delegar correctamente”, explica Victor Salgado, quien es originario de la Ciudad de México y es Ingeniero Industrial y de Sistemas por el Tec de Monterrey.

El consultor indica que el libro se basa en tres principios para saber delegar bien. El primero resuelve el problema de cómo hacer para que no exista la excusa del “no te entendí”. Cuando se delega algo a alguien, debe preguntarse “¿me entendiste?, ¿qué me entendiste?” Aquí nos daremos cuenta si la persona lo entendió o no. Si no entendió bien, hay tiempo para volver a explicar.

El segundo principio es dar un seguimiento a esa delegación. Y el tercer principio es expedir consecuencias por no realizar una tarea: “Este punto es importante porque cuando un empleado nos dice ‘te prometo que para tal día te entregaré lo que me pediste’, hay que pedirle al trabajador que él mismo expida una especie de consecuencia en caso de no hacer esa tarea, pase lo que pase. En esta negociación, sin que el director o dueño sea el malo de la película, el empleado define su consecuencia, como invitar a todos a comer o quitarse un día de vacaciones. De esta manera se eliminarán las excusas”.

Con este proceso se incrementa el nivel de compromiso de los empleados sin observar o percibir al empresario como un tirano. Al mismo tiempo, el dueño tendrá más tiempo para realizar actividades tanto personales, como para el negocio, como buscar más clientes o pensar en abrir una sucursal.

“La idea de escribir este libro surgió a raíz de las constantes consultorías con mis clientes, en las que observé que muchos de los dueños eran muy condescendientes con sus empleados, sin embargo, ellos eran quienes más se quejaban de que había abusos. Mediante tácticas y consejos, que he plasmado en el libro, los empresarios han obtenido buenos resultados”, asegura Víctor Salgado.

El libro Delegar bien está disponible en Amazon, puede adquirirse vía web por 250 pesos o en versión electrónica por 100 pesos. También puede obtenerse a través del sitio www.esclavodetunegocio.com

Deja un comentario