La nueva normalidad post-COVID-19 en las empresas

Luego de vivir meses en confinamiento a causa de la pandemia por COVID-19, desde grandes corporaciones hasta pequeñas y medianas empresas (pymes) se han visto obligadas a mejorar sus procesos -e incluso- a iniciar o acelerar una verdadera transformación digital, que modificará el funcionamiento de los negocios como los conocíamos hasta ahora.

La crisis sanitaria ya ha traído grandes aprendizajes y, cuando termine, habrá motivado cambios en los hábitos sociales y en las organizaciones. Si bien el confinamiento concluirá, es un hecho que no regresaremos a la normalidad habitual; será una nueva, con reglas y dinámicas diferentes.

Habrá, por ejemplo, nuevos modelos de viaje y de puntos de venta; además de áreas de compras que busquen controlar el acceso y la permanencia de las personas en espacios públicos o privados, para no generar aglomeraciones, como era usual en el pasado.

Al igual que lo que hemos visto en toda la pandemia, la tecnología será la gran aliada en esta nueva realidad, y la transformación digital -que de acuerdo con IDC hasta 2018 solo había sido emprendida por 23% de los corporativos mexicanos- es el camino para potencializar su uso en favor de la humanidad y las empresas.

En esta normalidad post-COVID 19, varios negocios seguirán evolucionando hacia una cultura de trabajo remoto, privilegiando interacciones y formas de relacionamiento más digitales y humanas a la vez; lo que demandará la creación y el rediseño de procesos centrados en atender y resolver los problemas reales de las personas, derivados de nuevos hábitos y comportamientos.

La Inteligencia Artificial (IA) seguirá siendo clave en la transformación digital de las empresas ya que puede usarse, por ejemplo, no sólo para monitorear comportamientos y realizar trámites; sino también, para dar soporte al cuidado de las personas y realizar tareas de prevención de contagios.

Sus múltiples aplicaciones hacen de ésta una de las tecnologías más prometedoras, como lo demuestra su crecimiento global de 154% este año en comparación con el anterior; índices que se mantendrán en 2021, según datos de la empresa alemana de estudios de mercado, Statista.

Para las compañías, sumar a su operación este recurso debe ser una prioridad, pues ofrece soluciones que impulsarán su crecimiento; pero también, las fortalecerá para enfrentar cualquier disrupción futura.

Otra tecnología fundamental a considerar es la automatización, la cual ha permitido a las organizaciones aplicar acciones de movilidad hacia su capital humano para mantener una sana distancia; además, ha ayudado a las cadenas de suministros a seguir en funcionamiento, dando respuesta a las demandas que imponen los nuevos hábitos y preferencias de los consumidores.

Utilizar este recurso tecnológico permite: tener mayor eficiencia, reducir los costos de operaciones y llegar a mercados más grandes a través de nuevas estrategias que impulsen los negocios y que contemplen los flujos de trabajo y las últimas tendencias.

Con el perfecto balance de estos factores es posible extraer el verdadero valor de la automatización, la cual no sólo es de ayuda en estos momentos de aislamiento; sino que también, será clave para el periodo post COVID-19.

En este contexto, también hay que considerar a los metadatos, que deberán transformarse y adaptarse a esta nueva realidad. Habrá que crear nuevos modelos predictivos que superen a los que hoy han quedado obsoletos y que nos permitan entender los nuevos hábitos y comportamientos de las personas, en los escenarios planteados por la nueva normalidad.

Estos datos, que deben generarse también, deben enfocarse en facilitar la creación de mejores formas de relacionarse para todos aquellos que no se han adaptado aún a las nuevas tendencias.

Hoy más que nunca, los empresarios requieren ver el uso de datos como una estrategia que brinda flexibilidad y agilidad para la toma de decisiones; además de que, sumado a la IA y la automatización, permitirá consolidar una verdadera transformación digital en sus negocios y así, destacar en esta nueva realidad.

Por Analía Baño y Luis Battilana, directores generales de Baufest México

Deja un comentario