La eficiencia de los pequeños negocios es esencial para la recuperación de la economía

La humanidad atraviesa uno de los periodos más desafiantes de su historia reciente y como consecuencia el sector empresarial ha tenido que evolucionar a pasos agigantados para mantenerse competitivos no solo en este periodo sino también con miras al futuro. Como resultado, empresas de todos los tamaños se vieron obligadas a remodelar sus operaciones y muchas de estas han recurrido a la tecnología y los canales de venta digitales para revertir la caída de ingresos provocada por el cierre de sus establecimientos. Según la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), 6 de cada 10 PyMEs vende por Internet, mostrando un incremento del 94.6% en comparación con 2019. Dicho empuje se vio motivado por la llegada de la pandemia, por lo que en 2020, 2 de cada 10 pequeñas y medias empresas que venden en línea, lo hicieron derivado de la cuarentena. 

Gran parte de las nuevas tiendas online están formadas por pequeñas empresas, que son fundamentales para la economía. En México, las PyMEs concentran poco más del 30.6% de los empleos, mientras que las MiPymes, el 68.4%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía del NEGI. Es decir, son los grandes empleadores del país. 

Las perspectivas son infinitas para una pequeña empresa que transforma su negocio digitalmente. Las tiendas de barrio o los pequeños negocios que tenían operación en un local comercial y vendían solo al público que pasaba por su puerta, puede expandir sus operaciones a toda la ciudad o incluso al país, a través de una tienda online. 

La noción de que la innovación tecnológica es solo para grandes corporaciones no podría estar más errada. Las pequeñas y medianas empresas pueden estar a la vanguardia de la inteligencia y la automatización. Según el Índice de Inteligencia Empresarial de Zebra de 2019, el 37% de las PyMEs pueden considerarse “inteligentes”. El dato general, que incluye empresas de todos los tamaños, apunta al 17%. El Índice de Inteligencia se calcula sobre la base de 11 criterios que incluyen la visión y adopción de Internet de las Cosas (IoT), la gestión de datos y el análisis inteligente. 

Las inversiones en tecnología realizadas por empresas de todos los tamaños pueden traducirse en una mayor productividad para el empleado, reducción del tiempo de formación del equipo y visibilidad total de la información en tiempo real. Este último tiene un papel fundamental para ayudar a los líderes de operaciones y/o procesos, a tomar decisiones argumentadas en datos, lo que ayuda a las empresas a ofrecer una respuesta rápida y aumentar la satisfacción de cliente. Esto representa sin duda, una ventaja competitiva en el mercado. 

Las tecnologías y soluciones innovadoras como identificación con RFID, computadores móviles, impresoras de etiquetas, lectores de códigos de barras y tabletas están teniendo un impacto significativo en todo tipo de negocios. Puede parecer complicado, pero no lo es. Un fabricante de ropa, por ejemplo, cada etapa de producción puede estar correctamente identificada y con los dispositivos adecuados para que la empresa pueda rastrear todo, desde el inventario de materias primas hasta el tiempo que dedica el empleado a producir cada artículo y el volumen de electricidad utilizado para hacer una camiseta. Igualmente, en una tienda de accesorios, un artesano puede tener visibilidad de todo su proceso de producción e inventario en tienda para así responder a la demanda y con ayuda de dispositivos móviles, atender a sus compradores rápidamente. Como estos, millones de emprendedores y pequeñas y medianas empresas pueden estar a la vanguardia.  

El Internet de las cosas (IoT) permite que los negocios conecten sus procesos a una red y compartan información valiosa que le permita a los empleados actuar rápidamente. Al recopilar y monitorear estos materiales almacenados en la nube, las empresas pueden crear bases de datos a las que se puede acceder fácilmente en tiempo real a través de dispositivos móviles empresariales, tabletas y teléfonos inteligentes. Estos dispositivos utilizan el sistema operativo Android, que ya es familiar para la mayoría de los trabajadores, debido a sus dispositivos personales. La combinación de estos dispositivos móviles ligeros e intuitivos y la tecnología en la nube ayudará a que las pequeñas empresas sean más inteligentes, sin compromisos de inversión significativos. 

Actualmente, el mayor desafío no es pagar por nuevas tecnologías, sino elegir la que le traerá el retorno más rápido de su inversión. Los líderes de las pequeñas y medianas empresas deben buscar soluciones adaptadas a sus demandas específicas, ya sean relacionadas con el control de la producción, el inventario o la atención al cliente. No importa la actividad ni el tamaño de su operación, ya hay una opción para cada tipo de negocio. 

Para una PyME, lograr las ventajas competitivas generadas a través de soluciones inteligentes que conectan personas, activos y datos, puede ser la diferencia entre prosperar o cerrar puertas, especialmente en tiempos difíciles. Con operaciones más inteligentes y eficientes, podremos mirar hacia atrás y ver esta crisis como un capítulo que marcó el giro y la transformación de las pequeñas empresas. 

Por: Ernesto Hernández, Director de Zebra Technologies México

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.