Infracciones de marca en el canal digital, ¿cómo prevenirlas o evitarlas?

Una gran lección que nos dejó 2020 fue lo esencial que es el entorno digital para todas las marcas, lo cual indica que 2021 debe ser el parteaguas para que muchas empresas inviertan en una estrategia de Propiedad Industrial e Intelectual (PI) que les permita reducir riesgos. Hoy en día, los canales digitales permiten a las empresas y a los emprendedores llegar a otros mercados para tener un crecimiento considerable, puesto que el mercado tradicional suele ser más limitado. Con esta adaptación, los riesgos se incrementan exponencialmente por ser un canal que llega a millones de personas y no a un sector determinado. 

De acuerdo con un análisis realizado por el consejo del CMO Council, varias empresas tuvieron mala reputación durante 2019 por cometer errores al no gestionar eficazmente sus crisis, problemas de seguridad, privacidad de datos, fallas en servicios, temas de corrupción y malversación de fondos, incluso se cataloga a compañías transnacionales con la peor reputación durante ese año.

Al estar presentes en un canal digital, las empresas se enfrentan a un millón de infractores anónimos que pueden vulnerar sus marcas, de ahí la importancia de contar con las herramientas necesarias para saber qué hacer y cómo defenderse ante estas situaciones.

La infracción de marca es el principal riesgo que enfrenta una empresa o producto al momento de posicionarse en el mercado. Es ahí cuando se vuelven más vulnerables a este tipo de infracciones, y, por ende, la relevancia de la protección de las marcas mediante registros, así como de la implementación de un sistema de brand protection, porque, de no contar con ello, todos los innovadores e incluso las marcas establecidas se exponen a que cualquier persona en el mundo utilice su identidad sin tener la posibilidad de hacer algo para evitarlo.

Contar con una estrategia de Propiedad Intelectual (PI) que contemple servicios como Brand Protection refleja beneficios defensivos y ofensivos, esto quiere decir que permite a las empresas anticiparse a posibles riesgos y, en su caso, implementar acciones legales y tácticas en línea en contra de los usos no autorizados de sus marcas, tanto a nivel local como internacional, siempre teniendo en cuenta que los derechos de PI se rigen bajo el principio de territorialidad, esto es, si se registra una marca en México, solo tendrá protección en este país.

Los avances tecnológicos, desafortunadamente, también han impactado al terreno de la ilegalidad, permitiendo que los infractores de marca tengan cada vez más posibilidades y elementos para realizar conductas ilícitas, tales como la obtención información privada como nombres de usuario, contraseñas y detalles de tarjetas de crédito -haciéndose pasar por una empresa de confianza-, alteración de los sitios web, así como la venta de productos falsificados con un detalle tan fino que evita que los usuarios o consumidores puedan detectar o distinguir fácilmente entre los productos genuinos y los falsificados, entre otras.

Por ejemplo, Mercado Libre ya implementó una estrategia de Brand Protection en la que busca un mayor acercamiento con las marcas con el objetivo de proteger sus derechos, sancionar a quienes cometan infracciones y reforzar un elemento primordial en el canal digital que es la confianza de los consumidores. De todas las búsquedas que se hacen en este sitio, menos del 0.1% de las publicaciones son mensualmente denunciadas por falsificación, esto refleja por qué es fundamental contar con una estrategia.

Es ahí donde entra el compromiso y la responsabilidad de las empresas para hacer frente a ese mal uso no solamente para evitar la infracción, sino para enviar el mensaje correcto a los consumidores de que son una empresa innovadora que ocupa la tecnología en favor de ellos, al no ponerlos en riesgo.

Una estrategia de protección de marca, creada en torno a diversos mecanismos de detección, prevención y respuesta, constituye un medio eficaz de adaptarse a las dificultades que plantea el entorno en línea y evitar una mala reputación.

ClarkeModet, empresa especializada en gestión de Propiedad Industrial e Intelectual ayuda a las empresas a implementar una estrategia preventiva como Brand Protection la cual hace un monitoreo y vigila los canales digitales, para generar credibilidad y reputación comercial, permitiendo entender el entorno digital, los va guiando respecto a cuáles son los activos que deben proteger o los contratos que deben tener para que no infrinjan derechos de otras empresas o emprendedores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.