Industria 4.0: adaptarse o morir

La pandemia arrasó con miles de empresas y puestos de trabajo en México, sin embargo, también trajo muchas lecciones a emprendedores y directivos. Una de ellas es que es indudable que las compañías, sean ya establecidas o nuevos proyectos, deben adaptarse a la Industria 4.0 y a la digitalización, de lo contrario morirán sin remedio, aseguró Víctor Salgado, consultor con 13 años de experiencia en la asesoría de negocios pequeños y grandes en México.

El concepto de Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0 surgió hace varios años en los países más industrializados, pero en México se fue implementando a paso lento. Hasta que llegó la contingencia sanitaria y tuvo que acelerarse.

Se trata de un cambio tecnológico en la manera de producir, operar, hacer negocios y trabajar con empleados más digitalizados. Esta revolución está marcada por la aparición de nuevas tecnologías como la robótica, analítica, inteligencia artificial, impresión en 3D, machine learning, nanotecnología y el Internet of Things (IoT).

El motor de esta Industria 4.0 es internet. Al comienzo de este siglo, sus usuarios eran menos de 50 millones. Hoy son alrededor de 4,600 millones, más de la mitad de la población mundial. En México, la penetración de internet en este año, según el Inegi, es de más de 80 millones de personas; la mayoría accede a la red desde un dispositivo móvil.

El coronavirus posibilitó que las empresas y gobiernos explotaran más sus habilidades y recursos basados en internet, como las videoconferencias, videollamadas, transferencias de datos por mensajería digital, entre otros. La digitalización empresarial es necesaria para enfrentar crisis tan grandes como una pandemia.

El experto indica que un dato interesante para las empresas y directivos es que para 2023 se prevé que el gasto en tecnologías y servicios que habiliten la transformación digital en las empresas en todo el mundo ascenderá a 2.3 mil millones dólares, de acuerdo con la agencia de investigación Statista.

Por otro lado, luego de que la estabilidad empresarial se tambaleó con la llegada del COVID-19, los emprendedores y directores se vieron obligados a implementar nuevos esquemas laborales. El trabajo a distancia es el ejemplo más claro. Pero no debe verse como una desventaja, al contrario, es importante entender que deben instaurarse nuevas formas de trabajar en las empresas: algunos deben estar en las oficinas centrales, otros en la calle, otros desde sus hogares. Todos con diferentes horarios laborales y con distintos incentivos.

Según la consultora Deloitte, “la Industria 4.0 puede significar diferentes cosas para cada persona. Por ejemplo, para los empleados puede significar un cambio en el trabajo que van a realizar, mientras que para los clientes significaría una mayor personalización en los productos y servicios que satisfagan mejor sus necesidades”.

Es decir, tanto empleados como clientes deben dejar de verse como dos enormes grupos. Ahora cada individuo es diferente, con diferentes necesidades y los líderes deben enfocar sus estrategias en cada uno para poder mejorar procesos, productos y servicios, lo cual llevará a incrementar sus ventas.

Víctor Salgado explica que entrar en la Industria 4.0 también significa cambiar los procesos de reclutamiento, que incluye considerar a personas con las habilidades requeridas específicas, sin importar en qué ciudad viven.

Finalmente, el consultor señala que para que esta revolución tecnológica tenga efectos positivos en las empresas, es indispensable que el gobierno federal y estatal diseñen políticas públicas para que apoyen a emprendedores y nuevos proyectos, como la reducción de trámites, reducción de impuestos en el uso de nuevas tecnologías y creación de programas de promoción de productos entre la población.

*El autor es  un consultor con más de 13 años de experiencia en la asesoría de

negocios pequeños y grandes en México. Es autor del libro Delegar bien,

que es parte de una colección de textos para negocios titulada Esclavo de

tu negocio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.