Redes Sociales

Indexando la “Economía de los Creadores”

El reconocido analista de proyecciones y profesor de la Universidad de Stanford, Paul Saffo, sugiere que la denominada “Economía de los Creadores” se concibió por primera vez en 1997 al mismo tiempo que esta fue considerada como la “nueva economía”. En un principio, los creadores de contenido ocupaban su propio rincón en Internet en el cual subían animaciones Flash a páginas como DeviantArt o páginas escaneadas de ilustraciones mangas a Xanga. Sin embargo, no disponían de las herramientas necesarias para vender sus ideas y ganarse la vida como creadores de contenido en internet.

Todo eso cambió gracias a que surgieron nuevas herramientas de internet que permitieron la producción y comercialización de contenido. La pandemia, pese a los efectos negativos que tuvo para la economía global, trajo consigo una nueva oportunidad de negocio para la que antes era una comunidad marginada. Esto le abrió la puerta a una nueva generación de creadores, además de añadir sustancia a la noción de que cualquiera con una idea y una buena conexión a Internet puede crear contenido de valor.

Actualmente, Stripe se encuentra en el centro de esta evolución. La mayoría de estas nuevas herramientas tienen como base a Stripe Connect, la cual tiene como objetivo incorporar a los creadores a su plataforma y facilitar la monetización de sus proyectos. Es así que empresas como Substack permiten a los escritores redactar boletines y convertirlos en contenido pagado. Mientras, Twitter permite a los creadores compartir contenido premium para sus denominados Super Followers. Por su parte, Buy Me A Coffee ayuda a los creadores a recibir apoyo directo de su base de fans y seguidores. Para poder evaluar el impacto de estas tecnologías, hemos indexado la “Economía de los Creadores” para así poder medir el crecimiento de 50 de estas populares plataformas. Esta es la primera vez que se comparte este tipo de información acerca de los creadores de contenido. Es la primera vez que se comparten datos de este tipo: es una fracción de la actividad de los creadores, pero pensamos que las tendencias son representativas de la “economía de los creadores” en su conjunto.

Al agregar la monetización en cada una de estas 50 plataformas, hemos descubierto que los creadores han ganado un estimado de 9.000 millones de dólares en línea hasta la fecha. Aunque en 2020 se produjo un incremento en el número de creadores emergentes, este no es un fenómeno aislado. Un año más tarde, se identificó que los creadores siguen entrando en línea a un ritmo récord: el número de creadores aumentó un 48%. En total, estas plataformas han incorporado a 668.000 creadores.

Fuente: stripe-cumulative-creators.png

A su vez, se analizaron los sectores que conforman la “Economía de los Creadores”, siendo el más destacado el de la educación. Las plataformas como Interval, que recientemente el año pasado permitió a los instructores transmitir clases de fitness en línea, son las que han generado mayores ingresos hasta la fecha. Esto no es de extrañar si se tiene en cuenta que los cursos digitales fueron una de las primeras formas en las que los creadores podían cobrar por su contenido en línea: otras plataformas como Teachable han existido desde 2014 para ayudar a creadores como Ashley Massengill, quien trabaja desde Fort Worth, Texas, a crear cursos y compartir sus habilidades con otros.

Es en este contexto, nuevos sectores están ganando fuerza rápidamente. A medida que los creadores buscan el crecimiento de su marca y definen sus audiencias, recurren a plataformas comunitarias, como Luma, para encontrar nuevas formas de conectar con sus fans. Esta tendencia ha disparado el crecimiento de este sector llevándolo hasta la primera posición, con un aumento del 148 % en los ingresos en tan solo un año.

Aproximadamente el 70% de estas plataformas de creadores obtuvieron el capital necesario para escalar exitosamente. Las plataformas que permiten a los creadores transmitir o producir audio o video fueron las que más financiamiento recibieron. En abril, Clubhouse  añadió la posibilidad de que los locutores reciban dinero de parte de sus seguidores. Recientemente han conseguido una Serie C con una financiación total de 110 millones de dólares.

Cada vez más creadores de contenido se ganan la vida haciendo lo que mejor saben hacer. El año pasado, el fotógrafo Craig Mod publicó un libro, Kissa by Kissa, sobre cómo recorrer la campiña japonesa. Posteriormente, puso en marcha un programa de membresía pagada para ofrecer a los lectores un boletín informativo y acceso a un podcast semanal, con lo que consiguió más de 1.000 suscriptores. En los Estados Unidos, el número de creadores que ganan un salario digno (>69.000 dólares al año) ha aumentado un 41% año tras año. Esperamos que estas cifras sigan en aumento a medida que se desarrollen nuevas plataformas para crear contenido en línea, lo que a su vez ofrecerá más oportunidades para la monetización; Stripe ahora permite los pagos con tarjeta para la plataforma Nifty Gateway, que posibilita a los creadores vender arte criptográfico.

Actualmente, Stripe está disponible para creadores y empresas en 54 países, aunque cuentan con seguidores en todo el mundo. En su totalidad, Stripe respalda a clientes provenientes de 185 países. Los creadores que forman parte de las plataformas que analizamos tienen su sede en Norteamérica (85%), Europa, Medio Oriente y África (11%), Asia-Pacífico (4%) y América Latina (0,5%). Puede que la “Economía de los Creadores” haya nacido en Norteamérica, pero se está extendiendo rápidamente por todo el mundo. Los países en donde se mostró un mayor incremento en el número de nuevos creadores de contenido fueron: República Checa (270%), Rumania (215%) y Brasil (171%), todos ellos países en los que Stripe se ha expandido recientemente y de forma exitosa. Es de esta manera, que queremos expandir este nuevo modelo de negocio a todos los rincones del mundo y estamos trabajando para impulsar a los creadores de contenido en a nivel global.

Por otra parte, el sector en México tiene amplias ventanas de oportunidad para su crecimiento y desarrollo, pues en la actualidad, el modelo basado en porcentajes por publicidad que han ofrecido históricamente las redes sociales como Facebook, Instagram y YouTube para los creadores de contenido comienza a ser insuficiente. Es por ello que nuevas plataformas ofrecen otro tipo de esquemas que, con base en suscriptores pagados (y no solo seguidores o followers), permiten a los creadores generar más ingresos y tener mayor control sobre sus comisiones, toda vez que estas se relacionan directamente con el contenido ofrecido, y no con la cantidad de tiempo que los suscriptores pasan en la plataforma (de la que derivan los porcentajes pagados por publicidad).

Los creadores tienen más formas de empezar y están dejando sus trabajos de 9 a 5 para dedicarse a tiempo completo a lo que en verdad les apasiona. A medida que los creadores dependen cada vez más de Internet para generar ingresos, el statu quo tendrá que evolucionar para satisfacer las necesidades de estos modelos de negocio emergentes. Por ejemplo, hoy en día las estructuras fiscales de muchos países no reflejan la forma en que los creadores inician y dirigen sus negocios. La mayoría de los creadores siguen siendo propietarios únicos y se sienten intimidados para crear sociedades de responsabilidad limitada.

Si el reciente crecimiento exponencial de la economía de los creadores se mantiene, en cinco años estas 50 plataformas podrían respaldar a más de 15,5 millones de creadores, una cifra mayor que la población actual de Estambul. Hay que tener en cuenta que Estambul es la ciudad más poblada de Europa, sin embargo, todavía no figura en la lista de las diez ciudades más grandes del mundo. Incluso con un rápido crecimiento, esta “economía de los creadores” tiene un largo camino por recorrer y tan solo ha pasado un cuarto de siglo desde que Paul Saffo predijo lo que estaba por venir. Gracias a que mejores herramientas ahora están disponibles para los creadores de contenido en todo el mundo, el próximo cuarto de siglo se vislumbra muy diferente para ellos. Quienes han decidido hacer del contenido pagado un estilo de vida, siempre se han distinguido por ser extraños, resilientes y con carácter emprendedor. Nos entusiasma la idea de diseñar más y mejores herramientas para ellos.

¿Te interesa formar parte de la economía de los creadores? Da click aquí.

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar. Contacto [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.