Emplean la inteligencia artificial para reactivar la economía de manera segura

  • Denominado Protocolo 360º ayudará a reducir el riesgo de contagio o brotes por COVID-19 al interior de las empresas
  • El uso de inteligencia artificial facilitará identificar de manera oportuna diversos factores de riesgo, ya sea a través de medir los signos vitales como temperatura, frecuencia cardiaca y oxigenación, por la salud de las personas o por su ubicación

Una de las principales preocupaciones de la población es cómo y cuándo se va a regresar a las actividades laborales generales, por lo que Preneve Latinoamérica, empresa mexicana especializada en tecnología aplicada en insumos médicos, desarrolló una serie de herramientas bajo un Protocolo 360º para facilitar el regreso a las actividades económicas de manera sana y segura, que consiste en identificar de manera oportuna factores de riesgo y así prevenir contagios o brotes de COVID-19 en las compañías.

“El Protocolo 360º es un conjunto de herramientas que emplea el uso de la Inteligencia artificial (IA) para evaluar temperatura, presión arterial y nivel de oxigenación en la sangre; geolocalización para monitorear las interacciones de los colaboradores así como zonas de alto y bajo riesgo de contagio; crea un apoyo al diagnóstico para la toma de decisiones, ya sea para saber si un empleado requiere atención médica, es candidato para una prueba de Covid-19 (serológica y/o PCR), o puede incorporarse al trabajo de manera segura”, comentó Fernanda Morales, directora de Desarrollo de Negocios, de Preneve Latinoamérica.

Actualmente, los avances en el uso de IA han abierto caminos para mejorar la calidad de vida de las personas. Preneve Latinoamérica la incorpora dentro del Protocolo 360º para el análisis inteligente de factores de riesgo y tomar decisiones ante posibles contagios.

Dicho protocolo registra los datos generales del usuario, como talla, peso o edad, o si tiene algún padecimiento. Mediante la cámara y el flash de un smartphone (iOS o Android), mide la temperatura, frecuencia cardiaca y los niveles de oxigenación de cada usuario. Esto es posible gracias al desarrollo mexicano de una patent pending por la United States Patent and Trademark Office (USPTO) basado en fotopletismografía (Photoplethysmography PPC).

Además, incorpora la geolocalización para identificar zonas de riesgo de Covid-19 y advertirle al usuario. En aquellos casos que lo requieran, les indicará la ubicación de clínicas u hospitales para la atención oportuna.

Los datos registrados cumplen con las leyes mexicanas de Protección de Datos Personales, es decir, se mantiene siempre la privacidad de los individuos. A través de un análisis de todos los factores de riesgo, las empresas pueden conocer el estado de salud de los colaboradores y tomar las decisiones adecuadas para el regreso seguro de las actividades laborales. Cuando un empleado es detectado con cierto riesgo de contagio, recibe una alerta (mediante la app, SMS o WhatsApp) para informarle de manera oportuna las medidas que puede tomar para resguardar su salud.

“Lo más importante es la salud de la población y un regreso a la actividad económica seguro, por lo que contar con un Protocolo 360º, dará un “pasaporte de salud” que permitirá evitar contagios o brotes de Covid-19, dar seguridad y tranquilidad a empresarios y trabajadores para el regreso a la nueva normalidad, proveer de pruebas serológicas rápidas para segmentar, aplicar pruebas PCR moleculares confirmatorias y apegarse a las recomendaciones de las autoridades de salud, como es la sana distancia, higiene y desinfección de lugares de trabajo”, comenta Carlos Mascareñas Barreto, director Comercial de Preneve Latinoamérica.

“Actualmente, este Protocolo está diseñado para empresas medianas en adelante, es decir, para aquellas que cuentan con 50 o más empleados. Cualquier tipo de industria en México puede acceder a esta plataforma porque es totalmente personalizable a las necesidades de cada organización”, finaliza Morales.

Deja un comentario