El Pago Contra Entrega consolida confianza de los compradores online

En los últimos dos años las ventas por Internet han tenido cambios nunca antes vistos. Tan solo en 2020, el comercio electrónico generó un total de $316 mil millones de pesos, 81% más con respecto al año anterior de acuerdo con el Estudio de venta online 2021, publicado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO).

La nueva tendencia y el contexto actual ha obligado a las Pequeñas y Medianas Empresas a adaptarse rápidamente por lo que hoy 6 de cada 10 PyMes utilizan internet para comercializar sus productos. Durante el primer semestre de este año, las empresas de este tipo registraron un crecimiento del 100% en las ventas generadas por canales digitales y estiman que para 2022 la venta online represente cerca del 50% de sus ventas totales.

Sin duda, las ventas en línea han permitido que las empresas puedan llegar a un público de consumidores que hace un tiempo eran considerados fuera de alcance por temas como localidad o falta de un canal de comunicación. Sin embargo, según el Estudio de Venta Online, aún existen temores entre los compradores que frenan su compra por canales digitales como por ejemplo la falta de confianza al compartir datos bancarios (74%) o bien desconocimiento para realizar el pago en efectivo (32%).

Son precisamente estas preocupaciones las que han obligado a las empresas a ofrecer nuevas formas de pago, siendo la más exitosa de ellas, el Pago Contra Entrega (COD, por sus siglas en inglés).  

El COD se destaca, principalmente, porque abre la puerta a los compradores a realizar su pago a través de otras vías, además de las tarjetas bancarias, integrando, por ejemplo, la opción de pagar con efectivo. En otras palabras, el consumidor paga una vez que el producto llega a su domicilio, dando mayor seguridad al proceso de compra y venta.

Las Pymes que están usando este sistema, recalcan que es una opción segura porque permite al cliente verificar el estado en que llega el producto, generando más confianza y satisfacción por parte de los clientes con la empresa que emite el servicio. Asimismo, las Pymes reciben el monto de sus ventas el mismo día. Y, por último, amplía la cobertura de clientes potenciales sobre todo en zonas donde el uso de tarjeta no es común.

La plataforma digital especializada en soluciones logísticas desde la primera y hasta la última milla, Pikkop Envío Fácil, promueve este método de pago entre sus servicios. “Es una opción de pago que tiene beneficios, tanto para compradores como para vendedores. Para los compradores sin crédito, es una forma conveniente de comprar las cosas que necesitan, mientras que, para los vendedores, el pago es más rápido”, afirma el CEO y cofundador de la startup, Ashish Punj.

Entre las recomendaciones que brinda Pikkop a los emprendedores para implementar este método de pago destacan asegurarse de contratar únicamente a un distribuidor que tenga experiencia en este tipo de entrega, así como también informar adecuadamente a los clientes de las condiciones para un pago exitoso. Así, “las Pymes podrán mejorar su imagen, dar buena reputación y consolidar la confianza entre los compradores”, agrega Punj.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.