Cuatro tácticas efectivas para vivir la fiebre mundialista sin que afecte la productividad

Que el próximo partido de México se juegue en lunes no tiene que ser un sentencia para las empresas; ver los juegos en la oficina es una oportunidad para crear una cultura más sólida

Cada cuatro años, la Copa Mundial se convierte en uno de los temas que acaparan la atención de miles de aficionados en todo el mundo y México, como un país de tradición pambolera, no es la excepción. Ahora que el campeonato está por llegar a octavos de final, la segunda mitad más emocionante apenas está por comenzar, lo que significa que la euforia por los partidos incrementa.

Si bien los juegos donde se debatirá la Copa se llevarán a cabo en fines de semana, hay un número importante de encuentros que podrían generar distracciones, debido a que se desarrollan en horarios laborales. México está por disputar su cuarto juego frente a Brasil el lunes 2 de julio, a las 9:00 horas. Además de que, de los partidos restantes de octavos de final, tres se jugarán en horas de oficina; durante los cuartos de final, habrá dos; y la semifinal se definirá entre el martes 10 y miércoles 11 de julio.

Aunque esto se convierta en una preocupación para los líderes en términos de productividad, los expertos de Steelcase, líder global en innovación e investigación de entornos laborales, aseguran que, en realidad, son una buena oportunidad para trabajar en la socialización y la creación de una cultura más sólida, lo que, a la larga, generará empleados mucho más comprometidos y productivos.

“Las personas siguen de cerca el Mundial y el fútbol por la pasión que despierta la fiesta deportiva más grande del mundo. Incluso si decides negarles dedicar horas laborales a seguir la contienda, su atención estará centrada en los resultados y quizás busquen alternativas para verlo a escondidas”, aseguró Mario Cantón, director de Customer Experience de Steelcase México.

“Por ello, lejos de verlo un foco de improductividad, tómalo como una oportunidad para conectar mejor con las personas que conforman tu empresa, estimular su sentido de pertenencia, hacerlos sentir felices de ir a trabajar, así como para crear un ambiente de unión y compromiso”.

Con esto en mente, el experto definió cuatro buenas consideraciones para que en tu empresa puedan vivir la fiebre mundialista sin que eso afecte la productividad de tus equipos:

Reserva la hora del partido. Tomando en cuenta que los encuentros son a las 9:00 o 13:00 horas, organiza las actividades del día para que puedan dedicar el par de horas que podría durar el juego.

Prepara un lugar especial en la oficina. Alista un espacio en la sala común o un área abierta para colocar una pantalla donde entre todos puedan ver el partido. Si pueden, lleven snacks y pide a tu equipo que siga el juego dentro de la oficina, evitando salir a algún restaurante donde no exista la posibilidad de convivir o se generan más distracciones.

Establezcan reglas para su deal. Es importante que tanto los jefes, como los colaboradores hagan un compromiso al mismo nivel. Sin importar el resultado del partido, comprométanse a respetar los horarios y, una vez que termine, continúen sus actividades.

Piensa en los no futboleros. Un factor clave para un entorno laboral en armonía es contar con sitios especiales para todo tipo de empleados. Durante el Mundial, eso implica a aquellos que no son fanáticos. Asegúrate de que el ruido de las pantallas y los vitoreos no afecten a quienes se quedan trabajando en su escritorio.

Deja un comentario