Cuatro mitos de la transformación digital: Lo que solo el 8% de las compañías saben

Los líderes cambian la forma en que atraen a sus clientes, ya sea simplificando los procesos de negocios o bien, rediseñando productos y servicios.

Una nueva investigación realizada por Bain & Company, demuestra que solo el 8% de las compañías globales han podido lograr buenos resultados en su negocio a partir de las inversiones realizadas en tecnología digital.

Actualmente, muchos ejecutivos no están de acuerdo con la idea de invertir en tecnología, pero en la práctica, delegan demasiada responsabilidad en el equipo técnico, esperando que el negocio pueda actuar solo como un observador. El 8% de las empresas antes mencionadas entienden que una transformación digital es la puerta para que el negocio continúe siendo fructífero ya que cambia la forma de involucrar a los clientes en todos los canales, simplificando los procesos de negocios y rediseñando los productos o servicios. En lugar de preguntar qué tecnologías se deberían agregar para añadir el negocio en la parte digital, el 8% pregunta cómo pueden mejorar el negocio y cómo la tecnología puede permitir ese cambio.

A lo largo de nuestro trabajo con diversas compañías que están experimentando transformaciones tecnológicas, existen varios mitos que son ampliamente creídos entre los ejecutivos, y que, a menos que sean disipados, pueden dificultar el éxito. Por ello, a continuación, incluimos los cuatro mitos más comunes en torno a la transformación digital:

· Mito 1: El monto de la inversión no lo es todo. Nuestra investigación demuestra que los líderes no gastan mucho más en tecnología que sus competidores. En algunos casos, gastan mucho menos, pero de manera diferente. El 8% invierte más para desarrollar nuevos productos y servicios, y menos para mantener los sistemas heredados que se encuentran en funcionamiento. Nuevas tecnologías para reducir

los gastos operativos. Son transparentes sobre los costos, optimizan el abastecimiento, gestionan la demanda de cerca y simplifican los sistemas y procesos cuando es posible. También encuentran formas de autofinanciar algunos de sus gastos de transformación al eliminar proyectos empresariales de menor valor y desplegar selectivamente nuevas tecnologías para reducir los gastos operativos. Son transparentes sobre los costos, optimizan el abastecimiento, gestionan la demanda y simplifican los sistemas y procesos cuando es posible.

· Mito 2: Formando equipos Agile será suficiente para ofrecer soluciones de alta calidad de manera rápida. La informática moderna depende de Agile, pero solo no es suficiente. Las empresas deben sincronizar su progreso en esta metodología con esfuerzos por modernizar la arquitectura con la que cuentan y desarrollar nuevos talentos. Ninguna compañía es líder sin abordar alguna acción de las anteriores.

· Mito 3: Invertir en análisis de datos o en la mejora de las experiencias con el cliente será suficiente. Centrarse en un aspecto de la digitalización, por ejemplo, mejorar la experiencia del cliente o desarrollar mejores capacidades de análisis, no ofrecerá una transformación exitosa. Los líderes se modernizan desde su infraestructura básica, eliminando los cuellos de botella y acciones heredadas que no permiten la evolución del proyecto. Se enfocan en abordar problemas de tecnología central, como la integración y el desarrollo de una arquitectura orientada a servicios.

· Mito 4: Para tener éxito, hay que hacer de todo a la vez. Hacer todo a la vez aumenta el riesgo de fracaso. Los ganadores priorizan las iniciativas y diseñan cuidadosamente los planes de transformación que llevan al prosperamiento del negocio. La intención no es llegar a ser los mejores en todas partes, lo importante es serlo solo donde solo se encuentra el foco del negocio.

Está claro que al contrarrestar estos mitos, no necesariamente los negocios se moverán hacía el 8% del grupo élite de compañías que están viendo un valor real de sus inversiones en tecnología digital. Pero comprender claramente lo que es necesario, y reconocer que el cambio no es siempre fácil y conlleva obstáculos, pueden ser los primeros pasos en un enfoque renovado para una transformación exitosa.

Deja un comentario