Consejos para fomentar la inclusión laboral de las compañías mexicanas

 

Todos los días se escuchan noticias sobre conflictos sociales ocasionados por intolerancia racial, religiosa y de género. A esto se le suma el evidente clima político polarizado en el que se vive actualmente. Está claro que se necesita un cambio en donde exista no solo tolerancia, sino también aceptación y celebración de las diferencias. Esto también se aplica a el lugar de trabajo.

Adoptar la diversidad en el lugar de trabajo abarca muchos temas: género, raza, orientación sexual, capacidad física, religión, edad y neurodiversidad, por decir algunos. Hoy en día, los líderes empresariales y de recursos humanos deberían estar trabajando para crear un lugar de trabajo diverso e inclusivo, y si no es así, deberían comenzar a hacerlo.

Un sitio de trabajo inclusivo además de que es el espacio “correcto”, es bueno para los negocios. Según el estudio de McKinsey “Por qué la diversidad importa”, el cual examina cómo la diversidad afecta la rentabilidad y la valoración a largo plazo, las empresas con una mayor diversidad de género en su comunidad ejecutiva tienen un 21% más de probabilidades de mostrar  una mejor rentabilidad, en comparación a  las compañías con menor variación de género en su nómina. Del mismo modo, las empresas con diversidad étnica y cultural superan en eficiencia a las que no lo hacen en un 33%.

¿Cómo podemos impulsar un ambiente inclusivo en nuestro trabajo?

  1. Capacitación continua de reclutadores

Los prejuicios pueden influir en cada etapa del proceso de contratación. Por ejemplo, los resultados del Diagnóstico Nacional sobre Discriminación hacia personas LGBTI en México, revelan que seis de cada diez integrantes de esta población consideraron que su orientación sexual es un obstáculo para acceder a un empleo; y 25 % de quienes laboran, señala que no reciben un buen trato.

Es muy importante capacitar a los reclutadores y gerentes de contratación para que sepan reconocer cualidades valiosas, sin prejuicios. Hay muchos buenos cursos disponibles y asociaciones profesionales que pueden ayudar a las empresas a trabajar para eliminar el prejuicio y discriminación de los procesos de contratación.

  1. Ofertas neutrales

El idioma que se utiliza para publicar las vacantes de trabajo dentro de una compañía puede intervenir en el tipo de solicitantes que se atraen. Al eliminar el lenguaje de género, las compañías ayudan a los solicitantes de empleo a ver posibilidades que quizás no hayan considerado antes y así diversificar su grupo de talentos.

Por ejemplo, los investigadores de la Universidad de Duke y la Universidad de Waterloo descubrieron que los anuncios de profesiones tradicionalmente dominadas por los hombres, como la ingeniería y la programación, también presentaban palabras prominentes asociadas con los estereotipos masculinos, como decisivo y dominante.

Este mismo estudio sugiere que la sustitución de la redacción estereotípicamente masculina con una frase de género neutral puede conducir a una mayor igualdad entre los candidatos. Es decir, en lugar de hablar de “dominio”, se puede hablar de “excelencia en el mercado”.

Del mismo modo, evitar palabras tradicionalmente asociadas con estereotipos femeninos, como responsable y juntos, puede atraer a más hombres a trabajos en campos tradicionalmente dominados por mujeres, como la enfermería.

Es necesario buscar estereotipos en las vacantes publicadas, volver a pensarlos, luego reformularlos. Herramientas como gender decorder o Textio pueden ayudar a identificar un lenguaje sesgado en las ofertas de trabajo y otras comunicaciones.

  1. Buenas historias

Las personas aman las buenas historias. Casos reales de empleados son la mejor manera de dar a conocer una cultura inclusiva y acogedora en las empresas, incluso puede resultar inspirador.

Johnson & Johnson comparte regularmente historias de empleados que refuerzan y celebran el compromiso de la empresa con la diversidad. Se destaca el caso de un colaborador que recientemente hizo la transición de mujer a hombre con todo el apoyo de la compañía.

SAP es otro buen ejemplo. Su programa pionero de Autismo en el trabajo comenzó en 2013 y ha brindado oportunidades a muchas personas que históricamente han luchado por encontrar aceptación en el lugar de trabajo.

Dar a conocer historias de inclusión y diversidad a un público amplio, es una invitación a conocer y vivir en un mundo laborar más feliz, así como a aportar para que esto sea una meta común.

  1. Escuadrón de Inclusión

Si una empresa aún no cuenta con un Escuadrón de Inclusión, Indeed sugiere crear un equipo para liderar la estrategia de diversidad. Este equipo puede abogar por la inclusión dentro de una organización, liderar asociaciones con organizaciones externas dedicadas a promover las diferencias, establecer tácticas de coexistencia, entre otras actividades que ayudan a generar una cultura inclusiva.

La inclusión no está restringida a ninguna empresa. En esta área de negocios, no debe haber competencia, solo sociedad.

Las empresas deben esforzarse por crear lugares de trabajo donde se celebre la rica e increíble diversidad de los humanos, y todos los empleados puedan ser verdaderos y auténticos.

Deja un comentario