Cómo Phygital puede resignificar el espacio de trabajo digital

El cambio en el comportamiento de las personas en las últimas dos décadas, con respecto a la tecnología, ha hecho que la vida cotidiana, tanto en el hogar como en el trabajo, se modifique de forma progresiva. Mientras que generaciones como los baby boomers y la Generación X han visto que este cambio ocurre gradualmente, la generación Millenial, que ya está en el mercado laboral, nació en medio del uso generalizado de la tecnología.

Herramientas y conceptos como home office, correo electrónico, las reuniones web, CRM, ERP, las aplicaciones de mensajería, la edición simultánea de archivos en la nube, entre otros, están comenzando a respaldar el concepto de espacio de trabajo digital.

En la actualidad, el entorno corporativo sin computadoras, correo electrónico y teléfonos celulares es inimaginable. Los equipos pueden ser globales y las reuniones se realizan fácilmente a través de videoconferencias, las personas pueden trabajar desde cualquier lugar y mantenerse conectadas y productivas, muchas empresas incluso utilizan oficialmente WhatsApp como herramienta de trabajo.

Sin embargo, los espacios corporativos siguen siendo, el lugar donde las personas pasan la mayor parte de su tiempo. Desde el punto de vista de la gestión de personas, aquí es donde se desarrolla la relación personal entre los empleados. Desde el punto de vista de la productividad, aquí es donde la iluminación, el ambiente, los olores, la ergonomía de la mesa y la silla, entre otros, influyen positiva o negativamente en la experiencia del profesional. Aun así, la mayoría de las inversiones se dirigen a herramientas centradas en la virtualización y no a mejorar esos espacios que se pueden transformar a través de la tecnología.

Basado en el concepto Phygital (PHYsical + digiTAL), donde brinda experiencias de usuario en el mundo físico a través de tecnologías digitales, puede mejorar la jornada de los empleados en una oficina o espacio de trabajo. Todo esto mientras se mantiene la esencia del entorno físico tan importante para los humanos que puede resultar en impactos mucho más positivos que sólo enfocarse en virtualizarlo todo.

Por ejemplo, en lugar de anuncios internos e importantes de correo electrónico, los paneles pueden estar disponibles en ubicaciones estratégicas de la compañía que pueden personalizar estos mensajes y adaptarlos al empleado que está viendo y de forma interactiva, lo que le permite recibir información más detallada si lo desea. Esta alternativa puede ser mucho más eficiente que enviar numerosos correos electrónicos diariamente, lo que muchas veces abruma y dispersa la atención de los profesionales.

Sin embargo, cuando el empleado circula por el espacio físico, ya sea en un descanso para tomar café o de camino a una reunión, la capacidad de interactuar con el panel puede aumentar en gran medida el compromiso. Además, al integrar sistemas y canales, se evita la superposición de información, es decir, si el usuario se ha visto afectado por la información por correo electrónico o aplicación corporativa, no volverá a verse afectado. Esta personalización de lo que se muestra y no se muestra es parte del concepto Omnichannel, hecho posible por Phygital.

Otro ejemplo, la jornada de un nuevo empleado puede ser mucho más valiosa y satisfactoria basada en el concepto Phygital. Puede acceder fácilmente a información básica, como donde están los baños y la impresora, hasta información más compleja, como procedimientos internos, personal clave de la empresa, etc. Esto se puede realizar a través de un Bot humanizado por avatar que puede generar interacciones de voz en tótems dispersos por las instalaciones de la empresa y permitir a los empleados nuevos e incluso a los más antiguos, a aclarar sus dudas de manera simple e intuitiva.

Las posibilidades son incontables, a través de interfaces tangibles, es posible que el usuario compare y elija sus beneficios, como el plan de salud, el plan dental, los tickets de alimentación, las comidas y otros que usan elementos simbólicos para obtener más información. Por ejemplo, una tarjeta que representa el ticket alimentación cuando se pone sobre la mesa proyecta más información sobre este beneficio en una pantalla. Si se coloca una segunda tarjeta, se muestra una comparación entre ellas.

Con relación a la comodidad y productividad, es posible aplicar conceptos de smart buildings que mejoren la experiencia del usuario del empleado. Los algoritmos de inteligencia artificial pueden capturar el estado de ánimo de las personas y adaptar el entorno ajustando la iluminación, abriendo y cerrando ventanas y la temperatura. Los patrones de postura deficientes de los profesionales que trabajan desde bancos de trabajo de producción hasta las computadoras pueden identificarse mediante inteligencia artificial y generar recordatorios para el propio empleado, así como datos e informes que pueden emplearse para programas de mejora.

Es posible realizar la reserva de salas de forma rápida e intuitiva a través de una aplicación centralizada. Se puede obtener información sobre el mejor horario para almorzar evitando las filas en los restaurantes utilizando una aplicación GPS basada en el mismo concepto que la aplicación de monitoreo de tráfico. Una vez en el restaurante, se puede utilizar tecnologías de reconocimiento facial para que el empleado pague sólo con autenticación biométrica facial y se cobre el valor del ticket de alimentación. La inteligencia artificial puede estimar el tamaño del grupo de empleados que interactúan en la fila, comprender que ese grupo almorzará junto y dirigirlos a las mesas, optimizando así el uso de los asientos y evitando que cualquiera ocupe solo una mesa de varios asientos.

Cuando uno piensa en las posibilidades de Phygital con un enfoque en la experiencia del empleado, se abre un mundo de posibilidades para elevar el nivel del espacio de trabajo digital, convirtiéndolo en un espacio de trabajo phygital y llevando la experiencia del empleado hacia un nivel mucho más inteligente y satisfactorio.

Deja un comentario