¿Cómo el cómputo en la nube está cambiando la administración empresarial?

El cómputo en la nube ha operado durante varios años en la coyuntura de las tecnologías más significativas para dominar el panorama de la administración de datos, facilitando diversos procesos dentro de las empresas, desde implementaciones de Big Data hasta análisis predictivo y aplicaciones de cómputo cognitivo.
Tan sólo en lo que va del año, las empresas han invertido 33% más en servicios o soluciones en la nube respecto al 2018, según estimaciones de la empresa consultora Gartner, mientras que el portal IDC prevé que entre el 60 al 70% de los departamentos de TI en las empresas invertirán en soluciones basadas en la nube para 2020.
“La creciente oferta de proveedores de IaaS (Infrastructure as a Service) está creando enormes oportunidades y herramientas para los usuarios finales y otros participantes del mercado”, comenta Gustavo Parés, director general de la firma especializada en Inteligencia Artificial (IA), NDS Cognitive Labs. “Por lo que, si esta tecnología está transformando empresas y mercados, es normal comenzar a pensar cómo las diferentes áreas operativas puede ser transformada por la tecnología de la información”, explica.
Por ello, la administración empresarial ha experimentado una gran transformación con la aplicación del cómputo en la nube, lo que ha asegurado una gran flexibilidad en el almacenamiento y procesamiento de datos, así como la mejora de los procesos, pero, ¿cómo cambiará la forma en la que hacemos las cosas?
Las organizaciones están cambiando
Históricamente, se ha observado que, en el mundo de Tecnologías de la Información, los principales cambios en la gestión están influenciados por las diferentes formas de recopilar información.
De acuerdo con Gustavo Parés, el uso del cómputo en la nube hace que la información se mueva más rápido, por medio de los sistemas informáticos, por lo que la acelerada recolección y análisis de datos es clave para este nuevo sistema, lo que exige una estructura de organización más flexible que pueda responder a las necesidades del cliente.
“La transición a esta tecnología implica cambios en la forma en que se diseñan los productos, los procesos y las organizaciones; por ejemplo, mayor cooperación entre los departamentos de TI y otras áreas operativas de la organización empresarial”, explica el directivo.
¿Cómo afectará el diseño del producto y la experiencia del cliente?
La nube se ha convertido en un recurso común para la recopilación y el análisis de datos, por lo que las nuevas empresas se están concentrando cada vez más para ofrecer sus productos y servicios dentro de la nube.
“Uber es un gran ejemplo de cómo se ha logrado mantener una estrecha conexión entre el deseo del cliente y la implementación del producto, esto gracias al análisis de sentimiento en redes sociales y análisis de datos a gran escala”, detalla Gustavo Parés. “La empresa ha modificado sus productos y creó un sistema de recompensas, algo que los usuarios han estado pidiendo que se implementara, lo que nos indica que los consumidores están redefiniendo el producto”, agrega.
Administración basada en la evaluación
La posibilidad de evaluar diferentes aspectos del negocio a través del cómputo en la nube puede ayudar a una gestión adecuada de la empresa, ya que esto facilita el poder replicar procesos operativos; sin embargo, para mantenerse al día con esta tecnología, es necesario contar con personal capacitado e innovación organizacional, ya que se necesitan cambios en todo el ecosistema, junto con nuevas ideas sobre cómo se debe utilizar la tecnología con el fin de tener un impacto total en la gestión empresarial.
Así, conforme los sistemas y los administradores aprenden a adaptarse mejor a los cambiantes mercados y los puedan evaluar de una manera más eficaz, las compañías podrán asociarse entre sí de forma más profunda. Por ejemplo, para aprovechar las ventajas competitivas de otros y, así, atender una nueva necesidad del mercado.

Deja un comentario