¿Cómo combatir la depresión estacional en tu equipo de trabajo?

Los meses de invierno, fríos y con poca luz pueden afectar el estado anímico de los trabajadores ocasionando un trastorno llamado depresión estacional. A pesar de que ésta se suele presentar en estos meses del año, no siempre desaparece al llegar la primavera o verano, y en muchos casos requiere tratamiento; no obstante es posible prevenir o aminorar sus síntomas.

De acuerdo con información de la Clínica Mayo, los síntomas de la depresión estacional comienzan en otoño y pueden continuar hasta hasta la primavera, reduciendo la energía de quien lo padece e incluso ocasionando mal humor.

La institución médica alerta que no se trata de un simple caso de ‘tristeza invernal’ o un ‘bajón’ de ánimo, por lo que llama a quienes la padecen a buscar ayuda y no enfrentar solos este problema. El tratamiento para este trastorno no necesariamente implica medicación, frecuentemente incluye terapias alternativas como fototerapia.

“La depresión puede ocasionar desánimo y falta de interés, lo que repercute directamente en la capacidad y habilidades de una persona para afrontar los retos diarios, como ir a la escuela o atender las labores del empleo. Muchos trabajadores han presentado dificultades para lidiar con sus emociones debido a la pandemia, pero ahora se presenta otro problema: la depresión estacional, por lo que es importante que las empresas estén preparadas para mantener el buen ánimo y la salud de su equipo”, afirma Andrea Rojas, Head de Recursos Humanos en Runa, plataforma de nómina y gestión de Recursos Humanos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo cerca de 264 millones de personas padecen depresión, por lo que es una de las principales causas de discapacidad laboral y cuesta a la economía mundial mil millones de dólares al año.

Por ello, la OMS insta a las empresas a aplicar muchas medidas eficaces para promover la salud mental en el lugar de trabajo y de este modo aumentar la productividad de los empleados. El organismo señala que por cada dólar invertido en la salud mental de los colaboradores, se obtiene un rendimiento de 4 dólares en cuestión de salud y productividad.

A pesar de que el trabajo es benéfico para la salud mental, un entorno laboral inadecuado podría desencadenar o agravar estas problemáticas. Según la OMS, estos son algunos riesgo para la salud mental en el entorno laboral:

  • Políticas inadecuadas de seguridad y protección de la salud.
  • Prácticas ineficientes de gestión y comunicación.
  • Escaso poder de decisión del trabajador o ausencia de control de su área de trabajo.
  • Bajo nivel de apoyo a los empleados.
  • Horarios de trabajo rígidos.
  • Falta de claridad en las áreas u objetivos organizativos.

De acuerdo con el estudio El futuro del trabajo en América Latina, realizado por Runa, el 63% de las empresas de la región considera que la pandemia representa un riesgo psicosocial para sus empleados, por lo que el 64% de ellas han implementado estrategias de prevención y atención.

Por ello, no es de extrañar que en un entorno tan complejo como el que representó este año a causa de la pandemia, la depresión estacional podría escalar a niveles mayores. Ante eso, Runa recomienda 5 acciones concretas para que las organizaciones afronten este reto:

Comunicación. La comunicación es la clave para entender la postura del otro y ofrecer alternativas para mejorar su estado de ánimo.

Las empresas que implementen estrategias de comunicación constante y en dos vías con sus trabajadores, sin duda tendrán un panorama claro del ánimo de los empleados, pero también de las áreas que son propensas a mejorar.

Campañas de información. En temporada de invierno es importante que la empresa hable abiertamente de la depresión estacional, qué es, cómo se manifiesta y cómo tratarla.

Esta información debe llegar a todos los empleados de una manera clara y amigable, puede ser  a través de correos, mensajes directos o ilustraciones en redes sociales; es decir, explotando todos los canales de comunicación digitales para que el trabajo remoto no sea motivo de no estar informado.

Capacitación. El home office puede ser un dolor de cabeza si el empleado no tiene claras sus funciones y el manejo de las nuevas tecnologías, lo que puede derivar en excesivas cargas de estrés, ansiedad o depresión.

Es importante que las empresas fomenten la capacitación constante de la fuerza de trabajo, para que así las labores se realicen con pleno conocimiento y entendimiento. Además, los líderes deben procurar dar instrucciones claras y estar abiertos ante cualquier duda, esto genera un clima de confianza que mejora el entorno laboral haciéndolo más solidario y amigable.

Cursos de manejo de estrés, promoción de actividades físicas y bienestar financiero. De acuerdo con el estudio de Runa, 51% de las empresas han enfocado sus estrategias de bienestar laboral en estas áreas, ya que forman parte importante de la prevención de trastornos y dotan a los empleados de habilidades para afrontarlos.

El manejo de estrés será vital al cierre de un año tan complejo como el 2020, al igual que la promoción de actividades físicas que fomentan el bienestar físico del personal, y en el caso del bienestar financiero, sin duda también será un gran apoyo para que la mala administración de finanzas personales no sea un problema más para el equipo.

Check-ins. Según Runa, el 33% de las empresas en América Latina realizan check-ins regulares uno a uno con su equipo de trabajo. El propósito no es hablar de tareas específicas, sino más bien de tener un mayor enfoque en la habilitación del trabajo como las metas alcanzadas, así como las acciones que funcionan y las que no.

Coaching. En el caso de coaching, 29% de las empresas de la región lo implementan, de acuerdo con Runa. Estas sesiones cuya duración va de 30 a 60 minutos, una o dos veces por semana, se aplica a un grupo de empleados en específico o para toda la fuerza laboral, dependiendo de las necesidades y metas de cada organización.

El coaching puede mejorar considerablemente las habilidades del trabajador, así como su capacidad de respuesta ante las crisis, lo que impacta en sus estados de ánimo y genera trabajadores más concentrados y productivos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.