Aumentar la participación de las niñas en las STEM: uno de los retos en el Día Internacional de la Niña

Cada 11 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Niña,  fecha que busca dar visibilidad a las diferentes problemáticas que enfrentan las menores en el mundo actual. La baja participación de este género en las actividades ligadas con la ciencia y tecnología es una de ellas.

En la actualidad las niñas se enfrentan día a día con situaciones que obstaculizan su desarrollo, como la falta de acceso a una educación integral, los estereotipos de género, e incluso en algunos países sigue la lucha en contra del matrimonio forzado.

De acuerdo con cifras de la Organización de la Naciones Unidas (ONU), actualmente hay más de mil millones de niñas en todo el mundo. Con el objetivo de proporcionarles un mejor panorama del futuro y vencer los desafíos a los que gran parte de ellas se enfrentan, desde el año 2012 se conmemora cada 11 de octubre el Día Internacional de la Niña, fecha estipulada en la 66ª Asamblea General de las Naciones Unidas.

Cambiar los estereotipos de género, mejorar la calidad de la educación, crear programas de formación y orientación profesional, así como aumentar la participación de las niñas en las disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM), son algunas de las metas que la Unicef se ha planteado alrededor de esta conmemoración. En este último punto, organizaciones tanto públicas como privadas en México ya han comenzado a actuar para reducir la brecha de equidad de género.

Google México es un ejemplo de ello. En agosto de este año, la empresa tecnológica firmó un acuerdo con la organización HeforShe, en el cual uno de sus compromisos fue crear contenidos de ciencia y tecnología con perspectiva de género en colaboración con el sistema de Televisión Educativa de la Secretaría de Educación Pública y Movimiento STEM.

Por su parte, el movimiento educativo RobotiX también se ha sumado a los esfuerzos por aumentar la participación de las niñas en la ciencia, especialmente en la robótica. En junio del año pasado lanzaron un manual con 10 prácticas docentes para promover la igualdad de género en el entorno escolar, el cual contempla desde el fomento del liderazgo en las niñas, hasta la distribución de roles en un equipo de acuerdo con sus habilidades.

Antes se pensaba que la robótica era un tema exclusivo para hombres. Cuando comenzamos a impartir clases de robótica, notamos que de los 300 alumnos que teníamos, apenas 25 eran niñas. Ahora, gracias a diferentes campañas de concientización e inclusión, conseguimos que de los más de 100,000 estudiantes que tenemos por año, el 47% sean mujeres”, menciona Roberto Saint Martin, fundador y CEO de RobotiX.

 

Una de las claves por las que RobotiX ha logrado que el 47% sean mujeres se debe a lograr que la robótica sea tomada como una materia curricular, dando así la misma oportunidad a todas y todos los alumnos de un colegio.

Además de estas acciones en pro de la difusión de las STEM entre las niñas, se han creado programas en México 100% enfocados en la inclusión de ellas en las ciencias, como son:

  • Niñas STEM Pueden: Esta iniciativa fue creada en conjunto por la Secretaría de Educación Pública y la OCDE, con el objetivo de motivar desde temprana edad a las niñas mexicanas a conocer e involucrarse en las diferentes ramas de la ciencia. Con una red de guías formada por mujeres exitosas en disciplinas como física, ingeniería, química, etcétera, se orienta a las pequeñas para comenzar a trazar una carrera enfocada en dichas áreas, y demostrarles que estas profesiones no son exclusivas del género masculino.
  • Patrones Hermosos: Este programa desarrollado por el MIT en colaboración con el Tec de Monterrey tiene el objetivo de empoderar a niñas y jóvenes en temas de ciencia. Esto lo logran a través de un campamento anual, en el cual 60 mentoras del MIT imparten cursos para desarrollar habilidades en tecnología y pensamiento algorítmico en 11 sedes dentro del territorio nacional.
  • Programa Adopte un Talento (PAUTA): Organización que busca fomentar una vocación científica tanto en niñas como en niños. A pesar de no estar enfocada sólo en un género, todas sus actividades están encaminadas a la inclusión. Además, uno de sus proyectos está dedicado a niñas y mujeres indígenas con aptitudes sobresalientes, a quienes ayudan con una beca para seguir aprendiendo sobre habilidades científicas, sociales y de emprendimiento.

 

Si bien aún hay mucho camino por recorrer, estas acciones adoptadas tanto por empresas como por organizaciones civiles y gubernamentales, son un avance para la reducción de la brecha de género en actividades relacionadas con ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Con ello obtendremos una generación de niñas mejor preparadas para el futuro y con mejores oportunidades.

Deja un comentario