Ante crecimiento de la pandemia, contar con un plan sólido de continuidad de negocio, será clave en el 2021

La pandemia de Covid-19 en México y en el mundo aún no llega  a su fin y aunque México inicia el año con vacunas contra Covid-19, el regreso a la vida habitual aún se ve lejano. De acuerdo a la Secretaría de Salud, en las últimas 24 horas en México se han registrado un total de 1,314 nuevos decesos y 14,395 casos, alcanzando un total de 135,682 muertes y 1,556,028 contagios acumulados por Covid-19.

“A 10 meses de que llegó la pandemia a México, incluso cuando ya se tiene un plan de vacunación, por lo menos durante todo este año, se tendrán que mantener las medidas de sana distancia e higiene, es por ello que para las empresas será muy importante contar con un plan sólido de continuidad de negocio que incluya temas de riesgos y bienestar emocional y que sean sobre todo preventivos”, señaló Ricardo Alvarado, Director Ejecutivo de Riesgos de Lockton México.

Por lo anterior, Lockton considera que las estrategias de negocio deberán de ser diferentes pues el escenario económico, social y empresarial es completamente nuevo, la continuidad del negocio ya no depende solamente de las ventas o de las condiciones económicas. Las empresas deberán rediseñar sus planes de riesgos, wellness y beneficios para empleados, identificando los recursos que serán necesarios para que la operación siga en marcha, garantizando ante todo, el bienestar de los colaboradores.

Recomendaciones en temas de riesgos para las empresas en el 2021

En el caso de ausencia de colaboradores por contagio de Covid 19 es recomendable identificar los riesgos derivados de estos eventos, los cuales podemos clasificar en:

  • Riesgos Económicos. Derivados de la ausencia de uno o varios colaboradores que impacten en la operación o actividades de la empresa.
  • Riesgos Legales. Inherentes a temas regulatorios donde la ausencia de algún colaborador genere la falta de cumplimiento.
  • Riesgos Físicos. Por ejemplo: de la propiedad de la organización donde ante la ausencia, podría estar incompleta la brigada, o bien de la información como puede ser en las áreas de tecnologías de información

“El objetivo de contar con un plan de continuidad de negocio y tomar medidas preventivas, está enfocado a proteger a los colaboradores, así como el estado financiero de la organización y sus activos.La recomendación consiste en identificar las exposiciones y riesgos asociados así como reducir y mitigar las pérdidas derivadas de la ausencia de colaboradores,” mencionó Ricardo Alvarado.

Por ello Lockton recomienda identificar los riesgos relacionados con la ausencia de los colaboradores teniendo en cuenta los siguientes objetivos:

Antes de la ausencia

  1. Mínima desviación de objetivos
  2. Mantener estabilidad

Durante de la ausencia

  1. Proteger a las personas que continúan en la organización y los activos
  2. Estimación de la duración de la ausencia

Después de la ausencia

  1. Mantener la rentabilidad y el crecimiento de la organización
  2. Estabilidad y/o supervivencia

“En resumen, es recomendable identificar los riesgos a los que esta expuesta la organización derivados de la ausencia de colaboradores, realizar un análisis / evaluación cualitativa y cuantitativa y finalmente implementar un plan de control de riesgos antes, durante y después de la ausencia. La instalación del plan de continuidad de negocio colaborará en mejorar la habilidad de la organización para planear y su preparación ante diversas contingencias,” subrayó Ricardo Alvarado.

Atender el estrés de los colaboradores

La mayoría de las empresas en el mundo y en México tuvieron que idear estrategias para minimizar el impacto de la pandemia en su negocio y que la operación continuara, por ello la mayoría de los empleadores implementaron acuerdos de trabajo remoto o establecieron equipos para funciones operativas críticas, entre otros.

“Si bien las prioridades en el primer año de la pandemia fueron salvaguardar la salud física, evitando el contagio de los empleados y garantizar la continuidad del negocio, en este segundo año se deberá también trabajar en temas de bienestar emocional de los empleados. Pues la incertidumbre que genera toda la situación de la pandemia, el no contar con la infraestructura necesaria en casa para trabajar de forma productiva, o simplemente que después de casi un año de trabajo remoto, los empleados comienzan a extrañar tener un equipo con el que interactuar, por lo que hoy más que nunca los empleados pueden encontrarse desmotivados y con un alto grado de ansiedad”, mencionó Concepción Hernández, Directora de Beneficios y Consultoría Actuarial de Lockton México.   

Una cultura preventiva puede marcar la diferencia

“Las organizaciones que a lo largo de los años han construido una cultura de salud y bienestar entre los colaboradores cuentan con mejores herramientas para ayudar a sus empleados a afrontar la pandemia, pues se ha trabajado en una constante educación, sensibilización para afrontar los factores estresantes y cuentan con los recursos necesarios para poder gestionarlos a diferencia de las empresas que no cuentan con programas de salud”, señaló Concepción Hernández.

Por lo anterior, es importante para las empresas trabajar en medidas de mitigación de riesgos que permitan garantizar una mejor productividad y la continuidad del negocio. Al generarse contagios por Covid, ya sea en colaboradores o sus familiares, se presentan los siguientes riesgos para las empresas:

  • Riesgos económicos: Al tener que brindar apoyo económico de diversos tipos para gastos médicos que los colaboradores no pueden afrontar (consultas, estudios, hospitalización, insumos médicos, medicamentos), así como apoyos por fallecimiento, en caso de no contar con coberturas de seguros que amparen estos gastos.
  • Riesgos de baja productividad: Durante el periodo de incapacidad del colaborador, el cual puede ir de 7 días a 3 meses, dependiendo de la gravedad del caso y de los riesgos médicos colaterales. Si en una misma área o departamento se infectan varias personas se incrementa el riesgo de baja productividad y se pone en riesgo a la empresa.
  • Riesgos de presentismo: Cuando los colaboradores tienen exceso de ansiedad por miedo al contagio ya sea de ellos o de sus familiares, genera que los colaboradores estén trabajando, pero con menor productividad por el estrés al que están sujetos.

El poder identificar los riesgos y tener un plan de continuidad de negocio durante y después de la crisis es importante para poder reducir o mitigar estos riesgos, algunas recomendaciones son:

  • Contar con un mapa de riesgos médicos y emocionales de los colaboradores.
  • Revisar los alcances de sus pólizas de gastos médicos, de vida, gastos funerarios, etc, y en su caso evaluar ampliarlas o modificarlas.
  • Diseñar planes de reemplazo temporal de funciones clave para la empresa
  • Implementar planes preventivos para colaboradores con padecimientos crónicos que puede agravar un posible contagio de Covid.
  • Implementar Planes de contención emocional y apoyo psicológico durante la crisis, así como integrar a los programas de beneficios y compensaciones, iniciativas de salud emocional preventivas y apoyo psicológico para incrementar la resiliencia en los colaboradores.
  • Orientación médica a los colaboradores para que conozcan la importancia de recibir apoyo médico oportuno en caso de contagio y evitar en la medida de lo posible la necesidad de hospitalización y agravación de casos.

Bienestar emocional: una consideración clave en la continuidad del negocio

De acuerdo a un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud,  en un muestreo realizado a 130 países, más del 60% de éstos señaló que los problemas relacionados al bienestar emocional de las personas incrementaron a raíz de la pandemia, asimismo, los problemas de salud emocional y conductual estarán entre las tres primeras condiciones que inhabilitarán a los colaboradores en los próximos cinco años.

“Es por ello que recomendamos a las empresas incluir programas que atiendan el bienestar emocional de los empleados como parte de las consideraciones clave para elaborar el plan de continuidad de negocio. Contar con medidas proactivas e intervenciones preventivas para desarrollar la resilencia en los empleados será clave para mantener la continuidad del negocio durante los próximos años, un enfoque holístico del bienestar emocional, puede reducir en gran medida temas de ansiedad y depresión en los empleados y en consecuencia los costos de atención médica que ello implica para los empleadores,” mencionó Concepción Hernández.

Lockton apoya a sus clientes a realizar planes de continuidad y de riesgos para garantizar la continuidad del negocio y sobre todo brinda soluciones enfocadas en dar consultoría integral en temas de bienestar, beneficios para empleados y administración del riesgo de la salud, así como programas especializados en el retorno y consultoría en adaptación a la nueva normalidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.