3 formas de gestionar tus gastos diarios sin morir en el intento

Compra, gasta y ahorra sin que los pagos de la vida diaria se coman tu paz interior

Aceptémoslo, gestionar nuestros gastos cotidianos es un dolor de cabeza que quisiéramos evitar a toda costa y en el estrés de la vida diaria lo que menos quisiéramos es enfrentarlos, pues no solo debemos organizar de mejor manera los grandes pagos, como la renta o el coche, sino que también nos encontramos con la pesadilla de los llamados “gastos hormiga” que se han ido incrementando con la llegada de la era digital.Y es que si nos ponemos a pensar, ya no son solo esas pequeñas compras como el café, los snacks, la comida rápida, o las propinas que consumían hasta un 12% de nuestros ingresos anuales, si no que aunado a ello, ahora contamos con apps de transporte, servicios on demand o de streaming que suman alrededor de ocho mil quinientos pesos cada año. La pregunta es, ¿hay alguna forma de mantener un control de estos gastos o más bien evitar que nos coman?

“Si bien es cierto que la tecnología a través de estos servicios nos ha orillado a gastar de manera poco prudente para facilitar nuestra vida cotidiana, también es verdad que hoy en día nos ofrece alternativas para llevar un mejor control de nuestros ingresos”, asegura Laura Miranda Vidal, Head of Customer Operations de albo, la experiencia financiera especialmente creada para llevar un estilo de vida fácil y sencillo.

En este contexto, Miranda sugiere tres tips para organizar los gastos cotidianos a partir de la implementación de algunos hábitos y la utilización de herramientas tecnológicas:

1. Organízate, calendariza y domicilia

Puedes llevar a cabo una lista de gastos recurrentes que tienes durante el mes y dividir el total de los mismos en dos partes, de esta manera el pago de tus servicios puede volverse menos pesado para tu bolsillo e inclusive darte algo de paz mental.

Calendarizar tus pagos de manera quincenal o mensual te ayudará a establecer un orden en la distribución de tus ingresos. Si has probado ya este método y sigues en las mismas, domiciliar los pagos de tus servicios tradicionales tales como gas, Internet, gimnasio, así como de tus preciados servicios de streaming, de manera automática te obligará a destinar la cantidad correspondiente en determinada fecha, solo recuerda tener en mente los días en que cada uno de estos servicios se descuentan de tu cuenta para que de esta manera puedas hacer un uso inteligente de tus finanzas.

2. Infalibles tecnológicos  

Hoy en día existen herramientas digitales que permiten a los usuarios sentirse libres para usar su dinero y tomar decisiones financieras de manera inteligente. Muchas veces usamos la tarjeta de débito en innumerables ocasiones ya sea en el restaurante, el taxi, los pedidos on-demand y al final del mes no sabemos en qué se fue nuestro dinero, sin embargo, existen alternativas como albo, la cuenta de débito que funciona a través de una tarjeta y una app, que te permiten obtener un reporte con el desglose de gastos por categorías, mediante un sistema de notificaciones instantáneas puedes saber en tiempo real de cualquier actividad en la tarjeta.

3.  Tenemos un 50-30-20

Un buen comienzo para mantener un balance de nuestros ingresos, es implementar la “Regla del 50-30-20”, la cual nos dice que lo más recomendable es destinar 50% de nuestro sueldo a los gastos necesarios (servicios básicos, alimento, transporte), 30% a los gastos de ocio (entretenimiento), mientras que un 20% debe ser destinado al ahorro. Esta es una forma sencilla de construir una cultura de ahorro y distribución de gastos sólida.

“Estos son algunos hábitos y herramientas que nos pueden orientar a la hora de gastar o llevar a cabo los dolorosos, pero necesarios pagos; si bien es cierto que el ritmo de vida de los nuevos usuarios está cambiando, hoy en día contamos con muchas herramientas que facilitan nuestro estilo de vida permitiendo llevar un control de ingresos, solo es cuestión de aprender a hacer uso de ellas de manera inteligente”, concluye la Head of Customer Operations de albo.

Deja un comentario