Recientemente se han registrado en el país algunos brotes del Virus Coxsackie, mejor conocido como la “Enfermedad de Pie, Mano y Boca” la cual se caracteriza principalmente por la presencia de erupciones en forma de ampollas o úlceras dolorosas. Es un virus altamente contagioso y puede producir brotes si no se siguen las recomendaciones de evitar llevar a los niños enfermos a la guardería, a los centros escolares, etc.
La enfermedad de mano, pie y boca es frecuente durante los meses de verano, la edad con más probabilidad de afección son niños de 0 a 4 años, pero puede presentarse frecuentemente hasta los 7-10 años.
Suele empezar con fiebre, pérdida de apetito, malestar, y frecuentemente dolor de garganta. Uno o dos días después del inicio de la fiebre aparecen úlceras dolorosas en la boca que empiezan como pequeñas manchas rojas y que posteriormente se convierten en ampollas que a menudo se ulceran; suelen localizarse en la lengua, encías y cara interna de las mejillas; en 1 o 2 días aparece una erupción en la piel con manchas rojas planas o elevadas y algunas ampollas.
La infección se transmite de persona a persona por contacto directo con las secreciones nasales o faríngeas, la saliva, el líquido de las ampollas o las heces de las personas infectadas. La enfermedad es especialmente contagiosa en su primera semana, pero el periodo de transmisión puede durar varias semanas. Cabe mencionar que no se transmite a través de los animales.
“En caso de haberse contraído el virus, el tratamiento es únicamente para tratar los síntomas, los antibióticos no son eficaces en este caso y podrían prolongar el cuadro infeccioso y complicarlo”, señala la Doctora Gloria C. Huerta, Infectóloga Pediatra miembro de la red de excelencia médica Top Doctors.
(www.topdoctors.mx)

No existe vacuna contra esta infección, pero hay medidas que se deben tomar para prevenir el contagio:
1. Evitar que los niños con síntomas de infección acudan a sitios concurridos, para evitar brotes, es importante el lavado frecuente de manos y principalmente después de manipular secreciones respiratorias y evacuaciones.
2. Los niños con esta infección deben evitar acudir a actividades escolares o reunirse con otros niños, hasta que la fiebre y las lesiones hayan desaparecido. La infección es más contagiosa durante la primera semana de enfermedad pero puede transmitirse hasta 6 semanas después de iniciada.
Top Doctors, primer y única red de excelencia médica, permite a los pacientes elegir solamente a los mejores doctores y es una gran herramienta para contactar pediatras y especialistas, centros y clínicas de salud del más alto nivel a través de un amplio catálogo en línea. (www.topdoctors.mx)
Es de suma importancia evitar la auto medicación y acudir al pediatra si hay sospechas de
contagio para así evitar diagnósticos y tratamientos erróneos.