· La combinación de soluciones privadas de TI con servicios basados en la nube, está permitiendo a muchas empresas innovar con la velocidad que exige la era de la transformación digital, convirtiendo de paso a la mejora de la infraestructura de red en una prioridad estratégica.

Las exigencias de la transformación digital hacen que la disponibilidad y la agilidad de la infraestructura de TI se estén convirtiendo en aspectos esenciales para subsistir y competir en un mercado en donde incluso muchos de los paradigmas tradicionales van quedando en el pasado. Para responder a los requerimientos de este cambiante escenario de negocios, el Cloud Computig se ha convertido, sin duda, en una opción prácticamente imprescindible para las empresas de todos los tamaños y sectores.

En este contexto, la nube ha ido abriendo paso también al nuevo concepto de “TI híbrida”, tendencia que busca combinar lo mejor de las soluciones tradicionales on-premise (aplicaciones locales) con las basadas en la nube y que se perfila como clave para el presente y futuro cercano, ya que, como afirma la consultora Gartner, muy pronto –en 2020– será muy extraño encontrar empresas que no hayan adoptado el Cloud en algún ámbito de sus TI.

“Aunque muchos usan como sinónimos ‘TI híbrida’ y ‘nube híbrida’, en sentido estricto, no son lo mismo. Por TI híbrida entendemos un enfoque en donde una empresa usa y gestiona una parte de sus recursos o infraestructura de TI basado en soluciones in-house, mientras otros servicios están basados en la nube, con todo lo que ello significa”, comenta David lacobucci, director de ventas de Level 3 en Chile.

El ejecutivo explica que la adopción de la TI híbrida está impulsada, entre otros factores, por la necesidad de las organizaciones de mantener el control de sus datos, la rentabilidad que ofrece la nube en términos de costos, especialmente en el caso del SaaS (Software as a Service) y el PaaS (Platform as a Service) y, por cierto, como respuesta a los requerimientos variables que puede tener hoy el negocio.

“La TI híbrida materializa la aspiración de alinear al máximo la TI con el negocio, pero también posibilita, a través de los servicios basados en la nube, lograr la máxima sintonía y eficiencia de las TI para responder ante

necesidades inesperadas o ciclos especiales del negocio, ya que puede incrementar capacidades o distribuir cargas de trabajo de manera más ágil, tal como lo exige la digitalización actual”, agrega el ejecutivo.

Prioridades

Según Technology Business Research, los proyectos de TI híbrida alcanzarán los 150 mil millones de dólares en 2017, cifra que equivale aproximadamente a las tres cuartas partes del tamaño total del mercado Cloud. Iacobucci sostiene que la TI híbrida se posiciona así como una de las principales prioridades estratégicas de las empresas, cuestión que ha llevado a los gerentes a poner sus ojos con mayor atención en la conectividad, dando más prioridad a sus planes para desplegar mejoras significativas en su infraestructura de red.

“Acorde a los datos de una investigación realizada recientemente por TechTarget y que consideró a más de 170 profesionales del área, los tomadores de decisión de las empresas están preparando sus redes para poder usarlas efectivamente en una arquitectura de TI hibrida, en donde se pueda obtener una mayor flexibilidad de los recursos privados junto con los basados en la nube para lograr un mejor desempeño operativo general, comenta Iacobucci.

De acuerdo al mencionado estudio de TechTarget, la agilidad (59%) es la principal motivación para adoptar una TI híbrida, seguida por el alineamiento entre TI y negocio (53%), la disponibilidad o performance de la aplicación (42%) y la seguridad (37%).

“Este estudio ratifica la importancia que hoy asignan las empresas a los servicios basados en la nube, ya que más de la mitad de ellas afirma que en ella están sus principales cargas de trabajo, entendiendo al Cloud Computing como un elemento central en sus estrategias de transformación digital”, enfatiza Iacobucci.

“Asimismo, la investigación pone en evidencia lo crucial de la conectividad respecto del Cloud Computing, puesto que las empresas exigen a sus proveedores cada día mayor seguridad, los más altos niveles de disponibilidad, la menor latencia (suma de retardos temporales) posible, así como capacidad suficiente de su ancho de banda”, añade el director de ventas de Level 3 Chile.

Además de los beneficios relacionados con la reducción de costos, a juicio de Iacobucci, la TI híbrida destaca antes que todo por ayudar a mejorar el negocio y por su capacidad para facilitar la gestión de la infraestructura de TI. “Una arquitectura de TI híbrida es más escalable y brinda, en general, una mayor fiabilidad y seguridad, siendo una característica destacada su mayor capacidad para lograr una gestión simplificada y un mayor nivel de automatización”, afirma.

Desde ese punto de vista, el ejecutivo considera que las organizaciones y los encargados de TI deben privilegiar el uso de herramientas y métricas de monitoreo que permitan contar con una mayor visibilidad de sus TI mientras se focalizan en los servicios y en el usuario final. “La TI híbrida combina lo mejor de dos mundos que algunos veían como separados y hace posible que muchas compañías que, por razones de seguridad o regulación deben mantener sus datos críticos en sus propios servidores, puedan hoy contar con una arquitectura más flexible y que, además, mejora los niveles de redundancia (solución a problemas de protección y confiabilidad), mientras permite desplegar nuevos servicios de TI con mayor rapidez, abriendo el paso a la innovación sin límites”, concluye.