Richard Branning, originario de EEUU, disfrutaba pasar el tiempo con sus amigos jugando basquetbol en el patio de su casa. Todos se reunían varias veces por semana para demostrar sus mejores habilidades en el llamado “deporte ráfaga”, en el cual Richard era particularmente bueno haciendo tiros de tres puntos. Una de esas tardes, Richard tomó el balón, se preparó para realizar uno de sus famosos tiros y antes de realizarlo dijo bromeando: “soy tan bueno, que podría romper un record o algo así”. Y así fue como comenzó esta aventura.

Luego de esa idea, todos ellos se pusieron a investigar y descubrieron que, en efecto, existía un record mundial por encestar 29 tiros de tres puntos en menos de un minuto. ¡Reto aceptado! La moneda ya estaba en el aire y ahora todo era cuestión de decisión para que pudieran batir ese record. Para llevarlo a cabo era necesario que Richard y sus amigos recrearan las mismas condiciones en las que la marca anterior había sido impuesta, así que tomaron su cinta métrica y colocaron la canasta a la altura precisa, además de asegurarse que la línea que delimita la zona de tiro tuviera la distancia correcta.

Luego, Branning y sus amigos idearon un modesto sistema para asegurarse de que la recolección de los balones fuera dinámica, así Richard podría recibir uno en poco tiempo después de cada tiro. Para lograr la fluidez que necesitaban, dos de sus amigos se colocaron debajo del tablero y lanzaban los balones a otro chico que estaba colocado a un costado de Richard. Uno más llevaría la cuenta de los tiros encestados, cronómetro en mano, para asegurase de que se lograron los 30 encestes en menos de 60 segundos. Y, claro, para documentar esta hazaña, todos llevaban colocada una GoPro, además de otra que posicionaron en la parte superior del tablero.

¡Todo listo! Llegó la hora del espectáculo. Con todos en sus posiciones y el ánimo y la emoción a tope, realizaron el primer intento, pero no salió como esperaban, ya que Richard sólo logró anotar 4 de 7 canastas durante los primeros 10 segundos. Luego, vino el segundo intento, el tercero, el cuatro… el treceavo y Richard aún no lograban batir el record. Todos estaban cansados y el ánimo estaba decayendo un poco. Pero ninguno de ellos estaba dispuesto a rendirse.

Richard y sus amigos descansaron por unos minutos, intercambiaron algunas palabras de aliento y se hidrataron para poder continuar. El siguiente intento tenía que ser el definitivo. Así que, regresaron a la acción. Esta vez, Richard atinó 7 de 10 tiros en los primeros 15 segundos y su buena racha seguía. ¡A los 30 segundos, ya había anotado 16 de 20 tiros! En ese momento, todos sabían que era posible lograrlo, así que se concentraron en su objetivo. Todos estaban haciendo un gran trabajo, pero el tiempo se acababa. 56 segundos, 57, 58… y a los 59 segundos escucharon el número mágico: ¡Treinta encestes… reto cumplido!

Algo que comenzó como una broma, finalmente se convirtió en una realidad: Richard Branning y sus amigos eran los poseedores de un nuevo record mundial. Ahora, sólo faltaba la validación oficial, pero para intentar obtenerla, tenían como prueba el video que grabaron con sus cámaras GoPro.

Esta historia es una muestra de los grandes logros que se pueden obtener con trabajo en equipo, dedicación y entusiasmo. Y después de lograr esta hazaña, sólo había una pregunta que rondaba en la mente de Richard y sus amigos: ¿qué nuevo record podrían romper ahora? Y aunque aún no lo descubren, están completamente seguros de que cuando lo decidan, nada podrá detenerlos.

Para ver el video de este gran logro de Richard y sus amigos, da clic aquí.