• De cada 100 empresas que afrontan un desastre sin contar con un Plan de Continuidad de Negocio, el 43% nunca reabre su negocio.
  • Solo el 27% de las empresas mexicanas cuenta con un Business Continuity Planning (BCP).

Actualmente, las empresas dependen totalmente del procesamiento de datos para el flujo de información esencial y así poder accionar de manera exitosa.  En consecuencia, toda organización es vulnerable en caso que las operaciones de cómputo no funcionen, ya que se ven forzadas a interrumpir su actividad diaria de manera parcial e incluso total.  Emergency Management Forum, afirma que de cada 100 empresas que afrontan un desastre sin contar con un Plan de Continuidad de Negocio (BCP por sus siglas en inglés), el 43% nunca reabre su negocio y desaparece del mercado, el 51% cierra en menos de 2 años y solo el 6% sobrevive a largo plazo. Aunque es más alarmante la falta de prevención empresarial en el país, ya que solo el 27% de las organizaciones mexicanas cuentan con un plan de recuperación de desastres.

Por lo que se vuelve necesario contar con herramientas que le permitan volver a la operación parcial o total lo antes posible, disminuyendo el impacto en sus procesos de negocios y reduciendo las pérdidas de recursos.

Un plan de continuidad de negocio es un conjunto de procesos y procedimientos para actuar antes, durante y después de un evento de interrupción de la operación. Mediante una metodología interdisciplinaria, permite crear y validar planes tecnológicos y logísticos, para que una organización pueda recuperar sus funciones críticas, después de una interrupción o desastre.

Los riesgos que pueden afectar a las tecnologías de la información, según Protección Civil, se clasifican en tres amenazas principalmente:

 

  • Naturales: Terremotos, huracanes, inundaciones e incendios. Siendo estos los que más problemas y daños causan a las empresas.
  • Humanos: Errores de operación, sabotaje, hurto de los equipos, implantación de código malicioso.
  • Tecnológicos: Fallas del equipo, errores del software, virus informáticos, seguridad, fallas eléctricas.

Proveedores de servicios tecnológicos como OFI.com.mx se encargan de realizar y ejecutar un BCP adecuado a las características de cada empresa, siendo una solución ideal para la prevención de una catástrofe empresarial.  El Plan de Continuidad de Negocio está enfocado a la creación de una capacidad de respuesta real y totalmente documentada, que garantice la cobertura técnica y organizativa de las áreas críticas del negocio.

1Existen dos parámetros fundamentales que debemos tener en cuenta al momento de elaborar un Plan de Continuidad de Negocio, mismos que permitirán dimensionar y decidir qué tipo de soluciones tecnológicas son necesarias para cada tipo de servicio, estos parámetros nos ayudarán a definir las capacidades que tiene la empresa para hacer frente a la interrupción de su actividad o a la pérdida de datos.

  1. Punto de recuperación Objetivo (RPO):

Capacidad que tiene la organización de recuperar su información en un punto en el tiempo. Es decir, cuantos datos o transacciones considera tolerable perder antes de que se vea afectado en dinero o reputación.

  1. Punto de Recuperación en el Tiempo (RPO):

Tiempo definido en el que un proceso de negocio debe ser recuperado después de un desastre o pérdida. Es decir, cuánto tiempo tiene el personal dedicado a IT para volver a poner en funcionamiento el sistema después de una parada o pérdida de información.

Hoy en día, prevenir y proteger una empresa de un desastre ya no es un lujo, sino una necesidad estratégica para que esta pueda sobrevivir en un mercado cambiante.