Aprende a olvidar todas esas filas infernales utilizando sólo tu celular
Ver los mismos posts de Facebook catorce veces por minuto, escuchar eternamente el mismo comercial institucional del banco, morirte de calor bajo el sol o aventarte el chisme de las dos amigas delante de ti en la fila no son, seguramente, tus actividades preferidas del día.

Estos escenarios son, muy a nuestro pesar, una constante de la vida diaria. Muchas veces, sobre todo en quincena, seguro eres víctima de una o dos (o todas) las filas de este top:

La caja en el súper (las “filas rápidas” son un mito).
Esperar en la tiendita (en las que casualmente hay alguien haciendo mil pagos).
Esperar por una mesa en un restaurante (donde haces fila para desayunar y acabas cenando).
El cajero o en el banco (cuando confunden sacar dinero con las maquinitas y parece que están jugando Tetris).
La barra de un bar tratando de comprar una cerveza (¿el tiempo de espera por una chela caliente vale el cover?).
Pagar servicios (el tormento de los que no pagan a tiempo… Si había fila en la tiendita, el súper y el cajero, ¿qué te hizo pensar que en su cajero propio u oficina la historia sería diferente?).
Sin importar qué tan bajo o alto estén en tu “molestómetro”, cualquiera de éstas son una receta para desquiciarse. Y no las odias sólo porque tu umbral de tolerancia sea bajo: según investigadores de Georgetown University, esperar en las filas no sólo es un problema económico —por todo el valioso tiempo que desperdicias y el dinero que pierden los negocios por clientes insatisfechos—, también tiene costos psicológicos importantes, que van desde el aburrimiento, hasta la frustración y ansiedad.

La tecnología se ha encargado de acelerar la vida de las personas en las ciudades, pero también ha hecho surjan maneras más inteligentes de lidiar con el estrés rutinario de las filas. Por ello, Rappi es la respuesta, ya que, básicamente, es una aplicación que se convierte en un asistente personal que te permiten pedir todo desde tu celular.

La facilidad de ahorrarte las filas para ordenar el platillo que se te antoja de tu restaurante preferido, hacer tu súper al mismo precio que en las tiendas físicas, recibir en casa todo lo que necesitas para tu reunión con amigos y hasta pedirle a alguien más que realice los pagos que no te dieron tiempo de realizar entre semana significan un respiro cuando el trabajo, el tráfico o el estrés parecen conspirar para hacer tu vida más complicada. Afortunadamente, tu celular puede salvarte la vida.

Damaris López
Another Company