El cine es una de las industrias más importantes del mundo, un negocio redondo que factura millones de millones de dólares al año, no por nada le apodan cariñosamente el “show business” a la industria del entretenimiento y la farándula.

Pero incluso los gigantes del entretenimiento tienen que reinventarse y buscar nuevas formas de atraer la atención del público, y en este proceso hacen mano del marketing digital, las redes sociales y mucho del ingenio. Creo que mercadologos y publicistas entendieron una cosa y es que el futuro de la comunicación en estos tiempos se hace a través de la web, medios que ofrecen muchas ventajas además de la rapidez, es más, ahora ya no necesitan invertir tanto dinero en difusión, porque con un simple canal de youtube y una comunidad grande y bastante sólida, puede difundir anuncios en tiempo record.

Sin embargo algo extraño sucede y es que ya se está haciendo marketing y anuncios sin tener anuncios propiamente; se está haciendo muy común para promocionar las películas, sobre todo en el género de terror, grabar reacciones reales en escenarios controlados, es decir, tomas una buena película de horror, extraes la idea básica de esa historia y lo llevas a la realidad para grabar a los que participan y voila tienes un video viral que se esparcirá más rápido que la velocidad de la luz.

Apenas comienzan este tipo de estrategias, pero ya se están haciendo más que una moda una práctica muy común eso de usar estas estrategias para promocionar películas de terror, los recientes casos fueron para el remake de Carrie que se estrenó a finales del año pasado y ahora con la reciente película Devil’s Due.

El uso de estas estrategias está demostrando algo sorprendente y es que estos videos en los que las cámaras escondidas, animatronics y algo de tecnología se traducen en un éxito instantáneo, y no hablo de la taquilla, sino del número de reproducciones y likes que este tipo de videos generan en tiempo record, videos que superan los 30 millones de reproducciones con más de 100 mil likes.

Lo que una broma genera, o mejor dicho las nuevas formas de promocionar el cine en la era del marketing digital.

¿Ustedes que opinan de estas formas de atraer interés a un filme?