Los avances tecnológicos aparecen para dar respuesta a las necesidades de estar en continua conexión con la información y las comunicaciones. Específicamente las tecnologías móviles vinieron a establecer un nuevo paradigma social, cultural y educativo.

Los smartphones se han convertido en parte fundamental y complementaria en nuestra vida cotidiana. Su creciente protagonismo es sumamente notorio, por lo que ya no podemos despegarnos de ellos. A nivel personal y profesional, su uso es variado, desde búsquedas de información, rutas para llegar a la oficina, escuchar la radio, leer un libro, agendar citas, mandar emails, hacer conferencias y un sinfín de tareas que se pueden hacer a cualquier hora y en cualquier lugar.

Se han vuelto nuestros amigos inseparables, las noches de insomnio ya no son lo mismo gracias a ellos; al momento de ejercitarnos, además de escuchar música, se vuelven nuestros entrenadores físicos; nos ayudan a ordenar comida y hasta a calificar el servicio o su sabor; nos aseguran que vamos a encontrar amigos y hasta el amor a través de ellos y sus aplicaciones.

Algo interesante a destacar es el incremento del porcentaje de nuestras compras en línea desde nuestros celulares; ya no tenemos que esperar la programación regular de TV para ver nuestros programas favoritos. Indudablemente, el internet y los smartphones nos han venido a facilitar la vida al concentrar nuestras necesidades en un único punto y al ser el repositorio de toda nuestra información personal y profesional.

De acuerdo con ejecutivos de LivePerson Latam, una tendencia es que las organizaciones puedan implementar rápida y fácilmente bots conversacionales que se vuelvan más inteligentes con cada interacción y les permita a los consumidores enviar a esas organizaciones desde su celular, mensajes SMSs, o mensajes a través del sitio móvil, de las redes sociales, y hasta de la aplicación de las empresas, en lugar de tener que llamar a un número 800.

La presente infografía retrata, con cifras, el uso de los smartphones en nuestra vida diaria, desde que nos despertamos, hasta que nos vamos a dormir. Nuestra vida gira en torno al mundo digital que estamos viviendo, y, cada día demandamos más de ese mismo mundo, exigiendo respuestas inmediatas y asesoría en tiempo real por medio de nuestros dispositivos móviles.