Nuevo estudio publicado por el Global Aging Institute y Principal analiza las políticas de pensiones en los mercados emergentes para la población que está envejeciendo.

En el marco de su visita a México, Richard Jackson,  presidente y fundador del Instituto Global del Envejecimiento (GAI por sus siglas en inglés), señaló que “a medida que los mercados emergentes actuales envejecen, la satisfacción de las necesidades de las personas en la jubilación es cada vez más complicada y difícil”.

En todo el mundo, en la mayoría de los países, las personas están viviendo más tiempo; este envejecimiento poblacional plantea retos especiales para los mercados emergentes de hoy en día. En ellos, los sistemas de pensiones obligatorios frecuentemente cubren sólo a una parte de los trabajadores y las tasas de sustitución generalmente son insuficientes. Muchas personas durante la vejez todavía dependen del apoyo de la familia extendida, lo que los somete a estrés a medida que las economías se modernizan y las tasas de natalidad disminuyen. En el nuevo informe del Global Aging Institute (GAI), patrocinado por Principal, los programas de pensiones voluntarias se destacan como un ingrediente fundamental para garantizar la seguridad del retiro global en los mercados emergentes.

“Los gobiernos tienen que entender que el fortalecimiento de los sistemas de pensiones voluntarias es una parte fundamental de la solución, especialmente en aquellos mercados emergentes donde el cambio demográfico es más dramático”, sostuvo Richard Jackson, autor del estudio Pensiones voluntarias en los mercados emergentes: nuevas estrategias para enfrentar el desafío de la seguridad en el retiro.

 A nivel mundial, existe una necesidad de aumentar la cantidad de personas que contribuyen a sus cuentas de jubilación. Por ello, Principal trabaja estrechamente con los gobiernos para fortalecer sus sistemas de pensiones, al compartir las mejores prácticas en el diseño de planes de retiro y proporcionar ideas basadas en datos de los más de 22 millones de clientes con los que trabaja en todo el mundo.

“Al trabajar con socios como el Instituto Global del Envejecimiento podemos ayudar a los países a aprender unos de otros y obtener acceso a los datos y la información que les ayudarán a crear las políticas de pensiones adecuadas para sus poblaciones”, comentó Renee Schaaf, vicepresidente de Principal International. “No hay una solución única para los retos que el envejecimiento va a presentar a los gobiernos, pero trabajando juntos, tanto los reguladores, como los empleadores y proveedores de pensiones, podemos desarrollar soluciones que mejorarán los resultados de su jubilación a los ciudadanos de todo el mundo”.

Para acceder al informe completo, da clic aquí