Por Brad Smith, Presidente y Director Jurídico

En Microsoft promovemos que nuestras actividades sean más amigables con el medio ambiente; y con esto en mente, en el marco del Día Internacional de la Tierra refrendamos nuestro compromiso para disminuir el impacto ambiental mediante la utilización de la energía solar en nuestras operaciones.
Hace dos años, nos establecimos incrementar nuestro uso de energías renovables para sustentar los centros de datos y operaciones que soportan nuestra nube en crecimiento. Nuestra meta fue utilizar el 50% de energía renovable para el 2018, 60% para el 2020 y a partir de ahí, continuar con el crecimiento. Hoy, hemos dado otro paso hacia adelante en esta jornada con la firma del acuerdo solar corporativo más grande de los Estados Unidos, un proyecto solar en Virginia de 350 mega watts (MW), la adquisición energética más grande de Microsoft hasta la fecha.
Este anuncio lleva nuestra compra total directa de energía renovable hasta 1.2 giga watts, energía suficiente para iluminar 100 millones de bombillas de LED. Al combinarse con los seis acuerdos que hemos realizado en los últimos dos años, esta firma nos posiciona sobre nuestro compromiso de Microsoft de otorgar energía limpia para nuestros centros de datos, mientras que ayudamos a acelerar la transición hacia una red más verde. Hoy contamos, con nueve acuerdos directos para el uso energía solar y eólica en los Estados Unidos, Irlanda, Países Bajos y Singapur.
Este proyecto es nuestro segundo acuerdo solar en Virginia y permite que nuestros centros de datos funcionen por completo a través de la energía solar. Para darles una idea de la escala, nuestro proyecto utilizará 750 mil paneles solares a través de 2 mil acres. También forma parte un proyecto más grande de 500 (mega watts) MW que duplicará la capacidad actual de energía solar en el Territorio Autónomo, lo cual generará que nuestros vecinos dentro de la comunidad tengan energía más limpia.
El acuerdo significa más que sólo giga watts, porque nuestro compromiso abarca transformar nuestras operaciones, al igual que permitir que otros se beneficien y adopten las energías limpias. Nuestra meta como corporación sobre la energía es parte de un objetivo más grande de hacer las redes más verdes en todo el mundo. Para alcanzar esta meta, debemos encontrar nuevas maneras para acelerar la transición hacia un futuro con menos uso de carbono. Esta es la razón de por qué hemos elaborado nuestros acuerdos energéticos de manera que ofrezcan a nuestros generadores como un respaldo energético para la red de Wyoming, así como pruebas para baterías de almacén de energía integrada con GE en Irlanda.
Nuestro acuerdo más reciente en Virginia utiliza de manera similar un nuevo enfoque. Aprovechamos la participación mayoritaria en el proyecto al usar 315 MW de los 500 MW de éste. Como menciona el desarrollador del proyecto, sPower, durante el lanzamiento, esto permite ofrecer tasas más competitivas a otros compradores por porciones más pequeñas de energía, incluso dentro de este mega acuerdo. Este tipo de modelo podría ser utilizado para permitir a los compradores de cualquier tamaño o sofisticación, participar en la economía de la energía limpia, acelerar el camino del cambio y reducir las emisiones de carbono, todo al mismo tiempo.
A pesar de que hemos logrado un gran progreso, aún tenemos un largo camino por recorrer. Mientras que nos movemos hacia el 2020, hemos comenzado a explorar nuevos modelos y métodos de acumulación. Vamos a continuar nuestros avances sobre el acuerdo con R&D, además de buscar nuevas maneras para mejorar nuestra eficiencia energética y permitir que nuestros centros de datos se beneficien de la red. Además, somos más activos que nunca del lado de las políticas de desarrollo, hemos trabajado en Washington D.C, capitales de estados y también de manera internacional para ayudar a elaborar políticas que les permitan a todos tener acceso a tasas justas y competitivas de mercado, así como un mejor acceso a energías limpias.