Intel contempla una oportunidad de mercado de $200 mil millones de dólares; anuncia $1mil millones de dólares en ingresos en inteligencia artificial por concepto de los procesadores Intel Xeon, y presenta un nuevo plan de desarrollo de nuevos productos

Por Navin Shenoy

Durante la conferencia Data-Centric Innovation Summit de Intel, compartí nuestra estrategia para el futuro de la computación basada en datos, así como una visión expansiva del mercado potencial (TAM, por sus siglas en inglés), y detalles nuevos acerca de nuestro plan de desarrollo de productos. El aspecto central de nuestra estrategia es un profundo conocimiento tanto de los retos, como de las oportunidades más grandes que enfrentan nuestros clientes en la actualidad.

Como parte de mi función en la dirección de los negocios basados en datos de Intel, me reúno con los clientes y socios de todo el mundo. Aun cuando provienen de muchas industrias diferentes y enfrentan desafíos empresariales únicos, todos tienen algo en común: la necesidad de obtener más valor de las enormes cantidades de datos.

Me parece asombroso que el 90 por ciento de los datos del mundo hayan sido generados en los dos últimos años. Además, los analistas pronostican que para 2025 los datos crecerán exponencialmente 10 veces más y llegarán a los 163 zettabytes. Pero aún tenemos un largo camino que recorrer para aprovechar totalmente el poder de estos datos. Se puede decir que solo el uno por ciento se utiliza, procesa y se les da seguimiento. ¡Imaginen lo que podría pasar si pudiéramos provechar efectivamente más de estos datos a escala!

La intersección de datos y transporte es un ejemplo perfecto de lo anterior en acción. El potencial de supervivencia de la conducción autónoma es muy grande – muchas vidas podrían salvarse alrededor del mundo como resultado de un menor número de accidentes. Sin embargo, para lograrlo, se necesita una combinación de tecnologías que trabajen en conjunto – incluyendo todo: la visión por computadora, la computación en el borde, el mapeo, la nube y la inteligencia artificial (IA).

Lo anterior requiere, a su vez, un cambio importante en la manera en que nosotros como industria, vemos la computación y la tecnología basada en datos. Necesitamos considerar los datos de manera global, incluyendo cómo los movemos con mayor rapidez, cómo almacenamos una mayor cantidad y cómo procesamos todo desde la nube hasta el borde.

Implicaciones para la infraestructura

Este enfoque de extremo a extremo es un aspecto fundamental para la estrategia de Intel, y cuando lo vemos desde esta perspectiva – ayudando a los clientes a mover, almacenar y procesar datos – la oportunidad del mercado es enorme. De hecho, revisamos nuestra visión expansiva del mercado potencial de $160 mil millones de dólares en 2021 a $200 mil millones en 2022 para nuestros negocios basados en datos. Esta es la mayor oportunidad en la historia de la compañía.

Como parte de mi discurso inaugural en la conferencia, describí las inversiones que estamos haciendo a lo largo de una amplia cartera para maximizar esta oportunidad.

Muévete con mayor rapidez

La explosión de datos conlleva la necesidad de mover los datos a mayor velocidad, sobre todo dentro de los centros de datos de hiperescala. La conectividad y la red se han convertido en cuellos de botella para utilizar con mayor efectividad y liberar la informática de alto desempeño. Las innovaciones como la  fotónica de silicio de Intel, están diseñadas para eliminar esas barreras, utilizando nuestro talento único de integrar el láser en el silicio y, finalmente, brindar el costo más bajo y energía por bit y el más alto ancho de banda.

Asimismo, mi colega Alexis Bjorlin anunció que seguimos expandiendo nuestra cartera de conectividad con una nueva e innovadora línea de productos SmartNIC – cuyo nombre de código es Cascade Glacier, que se basa en las FPGA Intel® Arria® 10 y permite la optimización del desempeño de los sistemas basados en el procesador Intel Xeon. Los clientes ya la están probando y Cascade Glacier estará a la venta en el primer trimestre de 2019.

Almacena más

Para muchas aplicaciones que se ejecutan actualmente en los centros de datos, no sólo se trata de mover datos, sino también de almacenar datos de la forma más económica. Con ese propósito, nos hemos dado a la tarea de transformar por completo la jerarquía de memoria y de almacenamiento en el centro de datos.

Recientemente dimos a conocer más detalles acerca de la  memoria persistente Intel® Optane™ DC, una clase totalmente nueva de innovación en memoria y en almacenamiento, que permite un gran nivel de memoria persistente entre  la DRAM y los SSD, sin dejar de ser rápida y asequible. Y ahora, compartimos una nueva métrica de desempeño que muestra que los sistemas basados en la memoria persistente Intel Optane DC pueden alcanzar un desempeño hasta 8 veces mejor en ciertas consultas analíticas que configuraciones que sólo se basan en la memoria DRAM.

Clientes como Google, CERN, Huawei, SAP y Tencent ya la consideran revolucionaria. Y hoy, empezamos a enviar las primeras unidades de la memoria persistente Optane DC. Yo personalmente le entregué la primera unidad a Bart Sano, vicepresidente de Plataformas de Google. Se espera que esté disponible en general para 2019, con la próxima generación de procesadores Intel Xeon.

Además, en la conferencia Flash Memory Summit, anunciamos los nuevos productos basados en  Intel® QLC 3D NAND, y demostramos la forma en que compañías como Tencent utilizan esta tecnología para liberar el valor de sus datos.

Procesa todo

Mucho ha cambiado desde que introdujimos el primer procesador Intel Xeon hace 20 años, pero el apetito por el desempeño informático es más grande que nunca. Desde el lanzamiento de la plataforma Intel Xeon Scalable en julio pasado, hemos visto que la demanda sigue creciendo, y tengo el placer de decir que ya enviamos más de 2 millones de unidades en el segundo trimestre de 2018. Mejor aún, en las primeras dos semanas del tercer trimestre, enviamos 1 millón de unidades más.

Nuestras inversiones en la optimización de los procesadores Intel Xeon y las FPGA Intel para la inteligencia artificial también están dando resultados. En 2017, más de $1 mil millones de dólares en ingresos provinieron de clientes que ejecutaban inteligencia artificial en procesadores Intel Xeon en el centro de datos. Y continuamos mejorando el adiestramiento de la inteligencia artificial y el desempeño de la inferencia. En total, desde 2014, nuestro desempeño mejoró en más de 200 veces.

Lo que viene es igualmente emocionante para mí. Hoy dimos a conocer el plan de desarrollo de la próxima generación para la plataforma Intel Xeon:

  • Cascade Lake es un procesador Intel Xeon Scalable futuro, basado en tecnología de 14 nm que introducirá la memoria persistente Intel Optane DC y un conjunto de nuevas funciones de inteligencia artificial llamado Intel DL Boost. Este acelerador de IA integrado aumentará la velocidad de las cargas de trabajo de inferencia de aprendizaje profundo, con una velocidad esperada de reconocimiento de imágenes 11 veces mayor a la de los procesadores de la generación actual Intel Xeon Scalable cuando los lanzaron en julio de 2017. Los envíos de Cascade Lake están planeados para más adelante este año.
  • Cooper Lake es un procesador Intel Xeon Scalable futuro que se basa en la tecnología de 14 nm. Cooper Lake introducirá una plataforma de nueva generación con importantes mejoras en el desempeño, nuevas funciones de entrada/salida, nuevas capacidades Intel® DL Boost (Bfloat16) que mejoran el desempeño del adiestramiento de la IA/aprendizaje profundo, e innovaciones adicionales de memoria persistente Intel Optane DC. Se espera hacer envíos de Cooper Lake en 2019.
  • Ice Lake es un procesador Intel Xeon Scalable futuro basado en tecnología de 10 nm, que comparte una plataforma común con Cooper Lake, y se planea como una pronta continuación que estará disponible para 2020.

Además de invertir en las tecnologías correctas, también estamos ofreciendo soluciones optimizadas –del hardware al software– para ayudar a que los clientes estén a la delantera de sus crecientes demandas de infraestructura. Por ejemplo, introdujimos tres nuevas soluciones Intel Select Solutions centradas en la IA, la cadena de bloques y  SAP Hana*, que se avocan a simplificar el desarrollo y acelerar la generación de valor para nuestros socios del ecosistema y clientes.

La oportunidad que nos espera

En resumen, entramos en una nueva era de computación basada en datos. La proliferación de la nube más allá de la hiperescala y en la red y en el extremo, la inminente transición a la tecnología 5G, y el crecimiento de la inteligencia artificial y la analítica, han producido un cambio profundo en el mercado, creando enormes cantidades de datos en su mayoría sin aprovechar.

Y cuando se le agrega el crecimiento en el poder de procesamiento, las innovaciones en conectividad, almacenamiento, memoria y algoritmos, terminamos con una forma completamente nueva de pensar sobre la infraestructura. Estoy emocionado por la enorme y rápida oportunidad basada en datos que nos espera ($200 mil millones de dólares para 2022).

Para ayudar a que nuestros clientes muevan, almacenen y procesen cantidades de datos gigantescas, tenemos planes de acción para ganar en las áreas de mayor crecimiento y tenemos una cartera sin igual para impulsar nuestro crecimiento –incluyendo productos líderes en desempeño y un amplio ecosistema que cubre todo el mercado basado en datos.

Cuando la gente me pregunta qué me gusta de trabajar en Intel, la respuesta es simple. Estamos inventando – y escalando– las tecnologías y soluciones que marcarán el inicio de una nueva era de la computación y ayudarán a resolver algunos de los mayores problemas de la sociedad.

Navin Shenoy es vicepresidente ejecutivo y gerente general del Grupo de Centros de Datos en Intel Corporation.