Uno de los creadores de Waze lanza en nuestro país su solución para ayudarte a diagnosticar fallas y cotizar la reparación de tu automóvil

Engie trae a México una solución tecnológica única para ofrecer una manera simple y cómoda de tomar el control de tu automóvil evitando que su mantenimiento se convierta en una experiencia estresante.

Diseñado en colaboración con Uri Levine, uno de los cofundadores de Waze, Engie es un aliado que ofrece información en tiempo real sobre la condición y rendimiento de tu automóvil, además de ponerte en contacto directo con expertos que resuelven el problema.

La startup de origen israelí buscó aprovechar la tecnología disponible en la computadora de todos los coches, con el fin de que las personas puedan tomar una mejor decisión alrededor del mantenimiento de sus vehículos y tener un mecánico en la palma de la mano.

La solución funciona a través de una aplicación gratuita, compatible con cualquier smartphone iOS y Android, que se sincroniza con el dispositivo Bluetooth Engie, conectado al automóvil. Así, el sistema es capaz de identificar más de 10 mil fallas y dar un diagnóstico confiable sobre el estado del motor, consumo de gasolina y batería, entre otros.

Además, cuenta con una base de talleres mecánicos recomendados por usuarios. Así, es posible elegir el más accesible, además de obtener una cotización, lo que ahorra tiempo, esfuerzo y hasta 30% de lo que se suele gastar en la reparación.

La app es gratuita y puede descargarse desde las tiendas de aplicaciones, mientras que el dispositivo de Engie podrá adquirirse a través de la página oficial por un precio especial de lanzamiento de $260 pesos mexicanos, para la versión de Android, y $350 pesos, para iOS. Su costo regular será de $325 y $440 pesos, respectivamente.

Gracias a que brinda datos en tiempo real, Engie se convierte en la solución vital para el día a día con la que los conductores pueden sentirse más seguros acerca del estado de su automóvil y estar completamente preparados en su próxima visita al taller mecánico.