El mercado laboral exige perfiles cada vez más especializados, sin embargo, la escasez de talento tecnológico es un fenómeno de escala mundial.

La distribuidora Comstor estima que para 2022 harán falta 1 millón 800 mil especialistas tan sólo en el sector de seguridad digital en todo el mundo.

En busca de cerrar esta brecha de talento, empresas como Google, Cisco, Amazon, Microsoft e IBM, entre otras, se dieron cita el pasado 6 de abril en la primer edición de Talent Land, una feria de tecnología que busca fomentar no sólo el desarrollo tecnológico sino el uso de las tecnologías en beneficio de la sociedad e impulsar el crecimiento económico.

“México es uno de los países de Latinoamérica con mayor potencial en talentos para la innovación tecnológica”, comentó Gustavo Parés, director general de la empresa de talento en inteligencia artificial Nearshore Delivery Solutions.

“La intención de participar en eventos como Talent Land es poder identificar a aquellos jóvenes que pueden ser agentes de cambio para el mundo de la tecnología y así poder incorporar este talento a múltiples empresas”, señaló.

Para Gustavo Parés, el reto es evitar que todo el talento migre y, al mismo tiempo, apoyar a los emprendimientos tecnológicos locales.

Con este talento emergente, de acuerdo con Parés, será posible resolver las necesidades de diversas industrias mexicanas como la adopción del cómputo en la nube y la integración del cómputo cognitivo a sus procesos, permitiendo incrementar la competitividad de las empresas nacionales y atrayendo talento mexicano.

“Es importante impulsar al talento mexicano en su formación en temáticas de actualidad que permitan competitividad e innovación en manejo de las tecnologías de información, emprendimiento, desarrollo social y profesional”, agregó.

De la mano de IBM, la empresa mexicana demostró las soluciones que se están desarrollando hoy en día con la ayuda de la tecnología en la nube, el cómputo cognitivo y los servicios que el sistema de inteligencia artificial Watson ofrece.

Al evento asistieron jóvenes con una edad promedio de 23 años, todos ellos con el objetivo de aprender sobre las nuevas herramientas del mundo de la tecnología y poner en práctica sus conocimientos para poder desarrollar ideas innovadoras y disruptivas.

“Hay mucho más por delante. Es muy importante que busquen productos y servicios nuevos e innovadores. Y recuerden que si siempre hacen lo mismo, va a ser el mismo resultado”, concluyó el directivo.