• La elevada competencia del mercado laboral exige desarrollar al máximo nuestras aptitudes para alejarse de la figura del trabajador homogéneo
• En la era digital, el concepto de marca personal cobra suma importancia para ser percibidos como expertos y crecer en el campo profesional
• El desarrollo del branding personal debe entenderse como un proceso similar a la gestión de una empresa

En un entorno laboral marcado por la competencia, lo que llamamos marca personal o ‘personal brand’ permite sobresalir, destacar y ser más visible. El mundo digital nos brinda multitud de herramientas y canales, como redes sociales y blogs, para mostrar al mundo nuestro valor como profesionales, pero una marca personal es mucho más.

“Desarrollar una buena marca personal nos va a ayudar a ser percibidos como referentes, a convertirnos en profesionales solicitados y eso nos dará más opciones a la hora de elegir trabajo”, explica Andrés Pérez Ortega, experto en Estrategia y Branding Personal e instructor en Udemy, la plataforma global de formación en línea más grande del mundo. “Es como cuando en la escuela un profesor preguntaba y siempre alguno levantaba la mano: en este caso esa mano levantada es nuestra propia marca, y la mano se levanta sola”.

El experto asegura que hay que gestionar nuestro proyecto de marca personal como si de una empresa se tratara, siguiendo algunos pasos:

1. Fijar el propósito: hay que definir los objetivos, tener claro cuál es la meta que queremos alcanzar.
2. ¿Qué ofrezco? Tenemos que conocernos bien, nuestras cualidades, habilidades, identificar qué nos hace valiosos para los demás, algo así como comprender cuál es nuestro producto que nos hace útil.
3. Identificar a nuestro público: para desarrollar una estrategia de posicionamiento personal hay que tener en cuenta a quienes nos rodean, es el equivalente a ‘nuestro mercado’ (nuestra audiencia, competidores, etc.).
4. Posicionarse: es una fase clave, debemos identificar los atributos que nos diferencian, que nos distinguen del resto y nos hacen dejar huella.
5. Darse a conocer: llega el momento de comunicarlo a los demás. Tenemos que crear los mensajes adecuados para llegar a nuestro mercado y elegir los canales de comunicación a través de los cuales nos vamos a promocionar, desde el networking hasta las redes sociales, desde hablar en público hasta escribir artículos.
6. Trabajar el ‘envase’: por último, falta pulir cómo nos presentamos, nuestra imagen. Aquí se incluye desde la imagen personal, el CV, los perfiles de redes sociales o una tarjeta de visita. La imagen forma parte de nuestra marca.

Aumenta tu valor y gana libertad: así ayuda el branding personal

“Las marcas comerciales más importantes han conseguido que sus productos sean demandados, valorados y haya quien esté dispuesto a pagar más por ellos”, asegura el instructor de Udemy. “La marca personal nos podrá ayudar a ser el profesional con el que todos quieren trabajar, y esto nos dará libertad, nos dará la ventaja de poder elegir”.

Entre las principales ventajas que obtendremos del branding personal, se encuentran:

1. Controlar tu vida y tu carrera. Tener una marca personal nos va a permitir ser capaces de tomar decisiones propias y no depender tanto de otras circunstancias y personas.
2. Diferenciarte y aumentar tu valor. En este entorno al que hemos definido como competitivo, debemos posicionarnos y demostrar que somos exclusivos, para que nuestro valor como profesionales aumente en el mercado y con ello, entre otros, nuestro salario.
3. Facilitar las decisiones que los demás tienen que tomar sobre ti. Hemos creado una marca de nosotros mismos que nos ha situado en una posición de liderazgo y ha reforzado nuestro prestigio. Esto nos va a permitir ser considerados como personas de confianza, con credibilidad y que nos elijan frente a otros.
4. Generar los recursos que te ayuden a alcanzar tus objetivos. La marca personal nos permitirá obtener reconocimiento de las personas que pueden apoyarte a conseguir tus metas.
5. Mejorar como persona. Ofrecer la mejor versión de nosotros mismos y conseguir aportar consejos de valor a quienes nos rodean.

Con la llegada de las redes sociales en la era digital, nuestra marca personal tiene otro medio en el que constituirse, donde la imagen e identidad se unen para exhibirse ante cientos de personas. “Mi herramienta favorita para dejar una marca personal fiable y valiosa no es ninguna red social sino el blog, porque es tuyo, te permite gestionarlo como deseas y carece de las limitaciones de las redes sociales de terceros”, asegura Andrés Pérez.

De todas formas, explica el experto, la marca personal es la ‘huella’ que dejamos en nuestro entorno, por lo tanto, los canales online y offline no son más que altavoces. Ese impacto o huella se deja en cada interacción, real o virtual.