Los acentos y cambios, así como nuevas piezas de mobiliario, pueden transformar el entorno laboral; aquí ocho formas de hacerlo sin una renovación completa.

Lunes 29 de mayo de 2017 — El espacio importa mucho para las organizaciones; las oficinas son el lugar donde las tareas del día a día se llevan a cabo y definen el modo en cómo todos los colaboradore se comunican y conectan. Prueba de ello son los resultados del estudio global de Steelcase, líder mundial en mobiliario para entornos laborales, que revela que los empleados que se sienten satisfechos con su espacio laboral están más comprometidos con la empresa donde trabajan.

Hacer cambios de diseño y del mobiliario tiene un impacto en el bienestar, la productividad y la cultura de trabajo. Para dar un primer paso hacia un entorno más flexible y que haga a tus empleado más cómodos y felices, estos son ocho cambios simples que transformarán tu oficina.

  1. Da una nueva capa de pintura. El color es una forma de impregnar el espacio con la personalidad de la empresa. Elige un tono que armonice con tus colores institucionales y dale acento con otros tonos para lograr un diseño más fresco.
  2. Haz que el logo de la empresa sea visible en algún lugar de la oficina con un vinil decorativo, cuadro o mural. Procura que no sea invasivo, pero que sí destaque como parte del entorno para que los visitantes y empleados lo tengan presente.
  3. Descarta elementos de la decoración que ya tengan mucho tiempo o ya no sean funcionales. Despejar el espacio también dará mayor libertad y movilidad.
  4. Reemplaza piezas de mobiliario con otras que sumen más colaboración, como las modulares. Además de cambiar la dinámica del entorno y de trabajo, modelos como el Bivi de Steelcase tienen la capacidad de adaptarse al entorno e incorporar otros elementos, como sillones, cajoneras y decoraciones, que permiten personalizar el espacio. Incluso, puedes agregar más lugares de trabajo, pues se configuran y adaptan a todo tipo de equipos e instalaciones. Si optas por estas alternativas, busca que los colores tengan tonos brillantes y texturas que ayuden a energizar y hacer sentir cómodos a tus colaboradores, además de que combinen con tus colores institucionales.
  5. Adapta lugares especialmente para herramientas tecnológicas que usen continuamente, como monitores o pantallas para proyectar presentaciones, hacer llamadas en conferencia, compartir información o, incluso, escuchar noticias o ver con el equipo el estreno de una serie o un partido. Además de facilitar el trabajo incorporando mejor la tecnología en el espacio, es una forma de reflejar una imagen más moderna y resiliente, y permitirá tomarse unos minutos para relajarse. Tengan en mente que no debe convertirse en un factor de distracción o un foco de ruido que entorpezca el trabajo.
  6. Para seguir promoviendo la colaboración a través del diseño, puedes colocar pizarrones de cristal o corchos en los muros de la oficinas, no sólo en las salas de juntas, para que si hay una lluvia de ideas o mensajes importantes sea más fácil compartirlos y, en general, promuevas un espacio más creativo.
  7. Si cuentas con alfombra, cambia radicalmente el look and feel de tu oficina reemplazandola con duela de madera o piso de cemento para una sensación más urbana, moderna y limpia.
  8. Por último, haz un análisis de qué tan bien iluminados están tus espacios. Aunque parece un detalle mínimo, tener una correcta distribución de la luz resulta en mayor productividad y hace sentir más cómodas a las personas con su entorno. Invierte en buenas lámparas y permite que entre luz natural.