Los desastres naturales son inevitables por lo que los hospitales deben prevenirse

Las lluvias registradas recientemente en la Ciudad de México han tenido consecuencias preocupantes en diversos sectores de la sociedad, entre los que destacan inundaciones al sur de la Ciudad, afectaciones al Sistema de Transporte Colectivo Metro, caos vial en distintos puntos estratégicos de la Ciudad y también, inundaciones dentro de instalaciones de Hospitales.
Entre algunos de los Hospitales afectados se encuentra el Hospital General de la Villa, que tuvo hasta medio metro de anegación de aguas de las cañerías y donde los pacientes y el personal del hospital tuvieron que ser desalojados y enviados a otros centros de atención médica; otro caso es el del Hospital General de Xoco, donde el agua logró filtrarse en la zona de urgencias y consulta externa del nosocomio, ubicado sobre Av. México Coyoacán.
Si bien, sabemos que es imposible evitar la temporada de lluvias y la fuerza con la que se han presentado últimamente, es importante prevenir este tipo de afectaciones dentro de las instalaciones de hospitales, pues estas pueden también afectar el suministro de energía, lo que podría atraer problemas de mayor riesgo dentro de las instalaciones.
Las irregularidades provenientes del suministro eléctrico suelen afectar la eficiencia en los hospitales ya que ponen en riesgo la vida de aquellos pacientes que permanecen internados y su tratamiento y/o vida depende de máquinas tales como respiradores artificiales.
Las perturbaciones de energía son inevitables y se clasifican en: Altibajos de tensión, apagones, impulsos o transitorios, distorsión Armónica, picos, variaciones de frecuencia, ruido y muesca.
“Con tan solo una falla de micro segundo se pueden causar grandes daños en operaciones médicas, científicas y en gran parte de los equipos de las instalaciones, por lo que un suministro de energía ininterrumpida es indispensable en aquellas instituciones que ofrecen dicho servicio para así poder ofrecer un servicio más eficiente, efectivo y seguro”, Comentó el Arquitecto Abraham Baruch Zepeda, Director de Desarrollo de Negocio de Grupo Hosto, experto en el sector y quien propone las siguientes soluciones para disminuir las perturbaciones en la red eléctrica de los hospitales:
1. Actualizar ensayos, protocolos y documentación de instalaciones eléctricas y equipos electro-médicos.
2. Analizar continuamente los tabuladores de riesgo laboral y condiciones en las que se encuentra el inmueble.
3. Proporcionar un mantenimiento adecuado y frecuente a los circuitos eléctricos
4. Evitar sobrecargar una misma línea de energía eléctrica.
5. Contar con un sistema de energía ininterrumpida (UPS, por sus siglas en inglés) capaz de proveer energía continua y de calidad, además de cubrir los segundos que pasan desde la pérdida de alimentación del suministro, hasta que los generadores de emergencia comienzan a suministrar su propia energía.
Un ejemplo de buenas prácticas para la disminución de eventos causados por perturbaciones provenientes del suministro eléctrico, es el hospital The New Karolinska Solna ubicado en Suecia, centro de una de las principales áreas del mundo en ciencias de la vida, cuenta con diez equipos UPS’s Diesel UNIBLOCK UBTD+ 2500 Piller, configurados en paralelo, con almacenamientos de energía mecánica a través de volantes de inercia, lo cual garantiza el constante suministro de energía eléctrica sin interrupciones, aún con problemas causados por la naturaleza.
www.grupohosto.com.mx